• 1

El guionista de la Transición

La 1 emite hoy, a las 22:40 horas, «De la ley a la ley» un «biopic» sobre Torcuato Fernández Miranda

  • Gonzalo de Castro interpreta al que fue presidente de las Cortes
    Gonzalo de Castro interpreta al que fue presidente de las Cortes

Tiempo de lectura 2 min.

06 de diciembre de 2017. 00:25h

Comentada
Cecilia García 6/12/2017

ETIQUETAS

En una sociedad polarizada entre los nostálgicos del franquismo y los que anhelaban que Juan Carlos I abriese de par en par las puertas de la democracia, la figura de Torcuato Fernández Miranda fue decisiva, aunque, por prudencia, sus movimientos fueron sumamente discretos. Para refrescar la memoria a los que vivieron aquellos años y con el ánimo de que las nuevas generaciones conozcan la historia reciente de España, La 1 estrena hoy en horario «prime time» «De la ley a la ley», una miniserie sobre este político cuyo título hace referencia a una de las frases que más citó a propósito de la profunda reforma del régimen. La producción está dirigida por Silvia Quer –responsable de títulos como «23-F, el día más difícil del Rey», «Operación jaque» y «La luz de Elna»– y está protagonizada por Gonzalo de Castro, que encarna a Fernández Miranda, Fernando Andina, David Selvas, Toni Sevilla y Blanca Apilánez.

Astuto e inteligente

«Era una persona astuta, inteligente y con un sentido del humor muy especial. Además, su gente le consideraba un traidor –hay que recordar que fue Secretario General del Movimiento y presidente del Gobierno interino tras el asesinato de Carrero Blanco–, y nunca entendieron que se decantase por los que deseaban la Transición», afirma la guionista de la «tv movie» Helena Medina, que quiere insistir que ella ha hecho un guión de ficción a partir de un personaje real, «desde el rigor y una labor de documentación, pero ni soy historiadora ni periodista».

Profesor de Derecho del Rey, era uno de sus hombres de confianza y el 3 de diciembre de 1975 juró el cargo de presidente de las Cortes, desde donde jugó un papel esencial. En su discurso de aceptación ya dejó claro que no era un inmovilista: «Somos, sobre todo, lo que hacemos. Me siento absolutamente responsable de todo mi pasado. Soy fiel a él. Pero no me ata, porque el servicio a la patria y al Rey es una empresa de futuro. La clave de mi comportamiento será servir a España en la persona del Rey». Así fue. Movió los hilos para que Suárez se convirtiese en presidente del Gobierno tras la dimisión de Carlos García Navarro y pergeñó junto a otros políticos la Ley para la Reforma política en 1976. Posterioremente, Don Juan Carlos le designó senador en las Cortes Constituyentes.

«Cuando escribes una ficción sobre hechos y personajes históricos tan recientes es evidente que supone una mayor responsabilidad. He intentado ser lo más objetiva posible», afirma Medina, que para esta ficción leyó «El guionista de la Transición» y visionó varios documentales de la época. «Esta producción es una forma de aproximarse a los hechos y despertar la curiosidad del espectador», explica. Sobre la vigencia del legado de Fernández Miranda, no puede ser más rotunda: «Un político con su voluntad y su generosidad para llegar a acuerdos se necesita siempre, no solo ahora y en España. Es fundamental en todos los países del mundo».

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs