• 1
TV News
TV News / 19/06/2017 12:59Cecilia García.  | Madrid.
Miguel Picazo: el cineasta maldito

«Imprescindibles», en La 2, emite un documental sobre el director de «La tía Tula»

Fue un director al que la suerte le fue esquiva a pesar de que su debut cinematográfico con «La tía Tula» (1964), interpretada por Aurora Bautista y Carlos Estrada, le consagrase como una de las figuras más prometedoras del cine español. Sin embargo, todo el poderío fílmico que se le presumía a Miguel Picazo se diluyó como un azucarillo con el paso de los años. A partir de la película basada en la novela de Miguel de Unamuno solo rodó cuatro más y dos producciones de televisión en veinte años. Hoy, en La 2, el programa «Imprescindibles», coincidiendo con el primer aniversario de su muerte (el 23 de abril de 2016), emite a partir de las 20:55 «Miguel Picazo, un cineasta extramuros» (2016), un documental dirigido por Enrique Iznaola y producido por MLK con la participación de RTVE.

«Cuando le planteamos que participase, Picazo aún vivía aunque tenía la salud bastante delicada. Se enfocó la historia a partir de una estudiante de cine que descubre en una residencia de ancianos de Cazorla –su pueblo natal– a alguien importante de la cinematografía española». En una entrevista que le concedió a Javier Olivares el realizador recuerda que «La tía Tula» fue candidata al Oscar, «pero el Gobierno no lo permitió porque había sufrido hasta ocho cortes de la censura y temían que yo ‘‘largase’’. Moralmente, la estatuilla es mía», afirmaba. La cinta recibió 36 premios nacionales e internacionales. A partir de ahí, su filmografía tuvo altibajos. La producción se pregunta el por qué a partir de los testimonios de Carlos Saura, Víctor Erice, Mario Camus, Carmen Maura, Mercedes Sampietro e Imanol Uribe, entre otros.

Problemas con la censura

Miguel Picazo fue un gran director de actrices que se topó, como otros colegas, con la censura por su forma de concebir su cine, adelantado a su tiempo. En 1967 rueda «Oscuros sueños de agosto», en la que colabora en el guión un joven Erice. Protagonizada por Sonia Bruno y Viveca Lindfors, de nuevo fue mutilada. Al régimen no le gustó que contase la historia de una mujer que vuelve a España tras una depresión. Es una adúltera que huyó, dejando a una hija, tras enamorarse del primo de su esposo. Diez años después, ya en la democracia, estrena «Los oscuros motivos del deseo», que no estuvo a su altura. En 1978 cambia totalmente de registro con «El hombre que supo amar», un filme que recrea la vida de San Juan de Dios y para el que contó con Timothy Dalton, Ángela Molina y Victoria Abril. Picazo recordaba que «el cardenal Calderón pidió a los censores que no tocasen la película». Su despedida fue con «Extramuros» (1985), basada en la novela de Jesús Fernández Santos, que se centra en la relación espiritual, que linda con lo carnal, entre dos monjas interpretadas por Carmen Maura y Mercedes Sampietro.

En 1997 recibió el Goya de Honor de manos de Aurora Bautista, una de las estrellas de la postguerra que afirmó sin rubor que «La tía Tula» «es la mejor película que he hecho». Al recoger el premio, Picazo agradeció a Luis García Berlanga «que le llenase la cabeza de cine y de sueños». Lástima que cumpliese tan pocos.

Picazo participa en el documental, aunque falleció antes de que se terminase de rodar
Picazo participa en el documental, aunque falleció antes de que se terminase de rodar
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
LOS BLOGS DE
TV Y COMUNICACIÓN