El hotel Carlos I Silgar, trato familiar con todo lujo de detalles

  • Image

Tiempo de lectura 4 min.

01 de septiembre de 2017. 01:01h

Comentada

ETIQUETAS

Hay una serie de hoteles, no demasiados, en los que al día siguiente de abandonarlos sientes una especie de «síndrome de abstinencia», que nos hace meditar si no podíamos haber alargado la estancia, y que nos lleva a prometernos que, en cuanto podamos, volveremos: es el caso del hotel Carlos I Silgar, de Sanjenjo-Sanxenxo (Pontevedra). Cuenta con la certificación «Q», convirtiéndose en uno de los primeros establecimientos de la zona en obtener tal distinción.

Situado en una de las zonas privilegiadas de las Rías Bajas, en una localidad de referencia en el que al visitante no le falta de nada, el hotel está lo suficientemente cerca de la playa, la de Silgar, y lo prudentemente alejado (un par de minutos, pero de los de verdad) para combinar la diversión y los deportes náuticos a la puerta del establecimiento con esa tranquilidad que, sobre todo el turismo familiar, busca después de muchos meses de trabajo y estudio.

Nada más entrar al establecimiento con el vehículo en el que hemos llegado a la puerta del hotel, se pone en marcha una maquinaria, al frente de la cual se encuentra su director, Leonardo López, cuya única misión es la de convertir nuestra estancia en algo agradable, y a la vez sencillo, rodeado de todos los servicios, con el denominador común de la amabilidad y la personalización máxima.

Resulta difícil destacar una cosa sobre las demás dentro del alojamiento: la cocina, impecable, con productos de la ría y un surtido bufé para los desayunos; las habitaciones; la piscina; los salones y, claro está, el spa. De este servicio hay que escribir poco y, eso sí, recomendar su utilización: no se arrepentirá.

El hotel está «hermando», como no podía ser menos, con el Club Náutico de la localidad. Además de para los navegantes de toda la vida, es el paraíso de los chavales que se inician a la vela dirigidos por un competente equipo de monitores. Si acude en verano, reserve con tiempo plaza, porque, de los contrario, su hijo/a se queda en el muelle.

Volviendo al Carlos I Silgar, algunos datos: 130 habitaciones, de las cuales tres son suites y dos Superiores; 1.500 metros cuadrados destinados al spa y a tratamientos de salud y belleza; otros 1.400 de salones de reuniones y convenciones; tres salones de restaurantes para realización de banquetes, celebraciones, bodas o eventos privados. Por lo que respecta a las instalaciones deportivas, cuenta con pista de pádel, tenis y gimnasio. Asimismo, piscina climatizada, piscina exterior y área recreativa infantil, así como jardines exteriores y snack bar, en verano.

Inaugurado en enero de 2000, se trata de un hotel independiente, gestionado directamente por una propiedad vinculada al sector hostelero y al mundo de los viajes. De hecho, cuenta con otros dos establecimientos hoteleros, ubicados también en la zona de Sanjenjo y la agencia de viajes mayorista de implantación a nivel nacional.

Este año ha recibido, por séptima vez consecutiva, el Certificado de Excelencia Tripadvisor y fue reconocido en los Traveller’s Choice de 2013. Además, se encuentra en las primeras posiciones de puntuación de la agencia de viajes on-line Booking.com, con un 9,4 sobre 10 y la calificación de Excelente.

El hotel participa de forma activa en la vida de la villa con el patrocinio de numerosos eventos culturales y deportivos que se llevan a cabo a lo largo del año. La Regata de Cruceros Hotel Carlos I Silgar, que se celebra siempre el primer fin de semana de agosto; el 113 Swin, Ride & Run, una prueba triatlón que busca consolidarse en el panorama nacional de la media distancia, o el Abierto Internacional de Ajedrez, que se aproxima a su décima edición. Más información en la página web www.hotelcarlos.es.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs