Cine

«A puerta fría», negocios en horas bajas

Hace ya un año que «A puerta fría» salió triunfante del Festival de Málaga con los premios de la crítica y el de mejor actor a Antonio Dechent, uno de sus protagonistas. Sin embargo, estos reconocimientos no le han servido para allanar el camino: la Academia obvió la película y no consiguió ninguna nominación para los Goya. La taquilla podría darle la razón a esta historia «que retrata la figura del vendedor en declive como metáfora del carácter mercantilista de la sociedad», explica su director, Xavi Puebla («Bienvenido a Farewell-Gutmann»).

Dechent encarna a un vendedor de productos tecnológicos superado por los más jóvenes que, dotados de otras aptitudes, le van sacando terreno. Inmerso en serias dificultades económicas, encontrará la ayuda de una azafata de la feria en la que se desarrolla la película, interpretada por María Valverde, con la que urdirá un plan para superar el atolladero laboral en el que se halla inmerso y en el que se implicará también a un rico empresario encarnado por Nick Nolte. «El tiempo pasa demasiado deprisa y, en ocasiones, olvidamos que la experiencia es fundamental», añadió Puebla. Sobre la participación del norteamericano, el productor explicó que, cuando llegó al rodaje, «estaba atemorizado con la película. Fue muy profesional». «A menudo, las estrellas se comportan mejor que cualquier actor de televisión que se cree que es los cuatro "Rolling Stones"juntos», bromeó Dechent. Antonio Pérez, productor de la cinta, destacó «el buen momento, dentro de las dificultades, de la industria audiovisual andaluza», aunque lamentó que «los académicos no vean todas las películas».