Criptomonedas, refugio volátil y anónimo del dinero negro

Las autoridades monetarias se plantean crear su propia moneda digital para garantizar la estabilidad del sistema

Libra se unirá a otras criptomonedas, como el bitcoin
Libra se unirá a otras criptomonedas, como el bitcoin

¿Desaparecerá el dinero en papel? Esta es la pregunta que planea sobre la economía mundial desde hace años, al calor del avance tecnológico y el desuso del dinero físico. Cada vez más, se utilizan otras formas de pago (paypal, tarjetas virtuales, contactless, apps..) alternativas al dinero en circulación. Pero ¿es posible alguna que garantice la estabilidad del sistema? Parece que, desde luego, las criptomonedas, de momento, no sólo no han resuelto esta cuestión por su excesiva volatilidad, sino que, además, su anonimato las convierte en un fabuloso refugio para el dinero negro.

El sistema de pagos digitales tradicional al no ser anónimo garantiza el cumplimiento de requerimientos regulatorios, como el registro de clientes, para prevenir el blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico, del terrorismo y de otras actividades ilícitas.

En cambio, en las criptomonedas, como libra que lanzará Facebook en el primer semestre del próximo año, el intercambio de dinero se produce de manera descentralizada y anónima. En este escenario, la duda que surge es cómo se garantizará el cumplimiento de estas regulaciones. Así lo advierten el Banco de España en sus informes y Caixabank Research en su último análisis sobre la evolución de las criptomonedas de octubre pasado.

Según este documento, los consumidores no terminan de ver sus ventajas sobre los diferentes medios de pago actuales. Esta es la razón principal por las que no han alcanzado una masa crítica de usuarios.

A lo que hay que añadir que, al no estar respaldadas por un Gobierno, su valor como medio de pago reside en las expectativas generadas por terceras personas. Además, la inestabilidad de las criptomonedas se multiplica al vivir la oferta de espalda a la demanda. Este es el caso de bitcoin, moneda virtual bastante inestable. Su protocolo establece que se alcancen 21 millones de unidades en 2040. A partir de esa fecha ya no se acuñarán bitcoins. Estos factores lastran su función como depósito de valor y unidad de cuenta.

Por eso surgen las stablecoins, como libra, en un intento de superar los escollos de otras criptomonedas, como bitcoin. Con el fin de evitar la volatilidad, el emisor de la stablecoin vincula su valor al de otro activo más estable, como monedas fiduciarias (el dólar, el euro...) o metales preciosos.

Libra, la moneda privada y global de Facebook basada en la tecnología blockchain, soluciona este problema de volatilidad al ligar su futuro valor a una cesta de divisas internacionales. La Asociación Libra, con sede en Suiza e integrada por 27 compañías, se compromete a mantener, a modo de reservas, depósitos e inversiones denominadas en las principales divisas internacionales, como el dólar y el euro, por un importe equivalente al de las libras que emita.

Libra se presenta como una herramienta para favorecer la inclusión financiera de los más de 1.500 millones de personas que no tienen en el mundo acceso a una cuenta bancaria

Estabilidad, en el aire

Sin embargo, libra tiene otros inconvenientes, como su potencial para convertirse en sistémica por el tamaño y el alcance de Facebook., lo que repercutiría en la estabilidad financiera mundial.

Su estabilidad depende de que los activos que la respaldan no sean volatiles, y del compromiso de la Asociación a mantener estable su valor. Si adquiere un tamaño sistémico, este compromiso debería reforzarse mediante la regulación y la supervisión adecuadas.

Además, existen dudas fundadas sobre que la Asociación pudiera satisfacer la demanda con parte de las reservas invertidas en activos sujetos a cierto riesgo de liquidez, si aparecieran dudas de seguridad alrededor de la criptomoneda y se produjera una venta masiva de la misma. Sin contar con que el uso generalizado de libra en economías con monedas poco estables (libraización) podría condicionar la política monetaria de sus bancos centrales.

Pero no todo son desventajas en el mundo de las criptomonedas. Una stablecoin global, como libra, enfocada al uso minorista, puede abaratar y facilitar los pagos y las transferencias internacionales al reducir los costes de transacción. Además, puede llegar a usuarios sin acceso al sistema financiero, al permitirles almacenar su dinero y ejecutar transacciones desde su móvil.

De hecho, el proyecto se presenta también como una herramienta para favorecer la inclusión financiera de los más de 1.500 millones de personas que no tienen en el mundo acceso a una cuenta bancaria. No obstante, distintos reguladores y supervisores han expresado ciertas reservas que podrían dificultar el despliegue de libra, como la gestión de los datos obtenidos.

Respuesta monetaria

¿Qué pueden hacer los bancos centrales? Evidentemente, en los próximos meses jugarán un papel clave a la hora de definir el nuevo entorno macrofinanciero: qué dinero digital se adopta y en qué medida este afecta al sistema financiero, tal y como lo conocemos. Así, una alternativa natural a las criptomonedas privadas es que el banco central emita su propia moneda digital.

En estos momentos, los bancos centrales de la UE analiza las fórmulas de creación de una moneda virtual, que podría consistir en abrir cuentas corrientes directamente a hogares y empresas. Para el consumidor, sería parecido al sistema actual de depósitos y transferencias bancarias, con la diferencia de que su cuenta corriente se encontraría en el banco central.

El banco central de Suecia (Riksbank) fue pionero en estudiar la posibilidad de emitir su propia moneda digital, a raíz del desplome del uso del efectivo. Concretamente, tiene proyectado acuñar digitalmente la moneda e-krona. Previamente, el Parlamento sueco debe bendecir la salida de MDBC (moneda digital del banco central).

Mientras, el resto de bancos centrales estudia, en estos momentos, qué salida tomar en la situación actual y antes de que haya en el mercado más criptomonedas digitales.

Diccionario virtual

* Criptomoneda: moneda virtual privada que utiliza la tecnología blockchain.
* Tecnología blockchain: Cadena de bloques, descentralizado, individual, anónimo que permite realizar transacciones seguras entre personas sin necesidad de intermediarios.
* Bitcoin:​ ​ es un protocolo, proyecto de código abierto y red peer-to-peer que se utiliza como criptomoneda, sistema de pago​ y mercancía. ​Creada en 2009​ por una entidad conocida bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, cuya identidad concreta se desconoce.
* Stablecoins: monedas virtuales cuyo valor se referencia a una moneda fiduciaria, como el dólar o el euro.
* Libra: Moneda digital de Facebook, que lanzará para el primer semestre del próximo año. Es una moneda stablecoins, privada y que usa tecnología blockchain.
* Libraización: uso generalizado de la criptomoneda libra.
* MDBC: Moneda digital de los bancos centrales.