Actualidad

Lucas, el niño de 11 años que perdió la piel por un error médico

A este joven extremeño hubo que coserle los párpados para que las quemaduras no le abrasaran los ojos

Los padres de Lucas, de 11 años, nunca pensaron que una visita a varios centros de salud y al Hospital de Plasencia les fuera a costar un disgusto. Según cuenta Antena 3, los primeros síntomas como las llagas o la fiebre, no fueron tomados como importantes por los médicos. Ya en el hospital de San Pedro de Alcántara de Cáceres le comunicaron que podría tratarse de un tipo de herpes y se quedó ingresado. Allí un doctor le recetó una dosis equivocada de un antiepiléptico que resultó ser cuatro veces más de la cantidad indicada que le causó una fuerte reacción alérgica.

Publicidad

A partir de ese omento la situación empeoró y la piel de Lucas se fue quedando negra, como quemada sin que nadie supiera qué hacer. Los padres del pequeño han denunciado al Servicio Extremeño de Salud por negligencia médica que ha dejado a su hijo “al borde de la muerte”. Al niño se le cayó la piel y tuvieron que coserle los párpados para que las quemaduras no le abrasaran los ojos. Con el cuerpo necrosado, necesitó quimioterapia para sobrevivir.