Actualidad

Los españoles apuestan por la inclusión social

La población está cada vez más concienciada sobre la importancia de la inclusión social. Para que podamos hablar de una sociedad realmente justa es necesaria la colaboración de todos los ciudadanos para garantizar que todos tengamos nuestro sitio en el mundo

Fundación ONCE y Reputation Institute realizaron un estudio para medir el impacto que tiene la inclusión laboral y social de las personas discapacitadas en la reputación empresarial. Los datos que recoge este informe corroboran que la sociedad se muestra más dispuesta a consumir y recomendar productos y servicios de empresas que llevan a cabo políticas de inclusión. Por ejemplo, una empresa que tenga un nivel de inclusión elevado, aumenta en un 4,6% la vinculación emocional con los clientes, en un 4% la evaluación racional de cómo consideran los clientes que desempeñan sus labores, y en un 5,3% el apoyo medio de la población.

Publicidad

Las políticas de inclusión social no solo favorecen la percepción de la empresa, sino que también la perjudican cuando no se desarrollan de la manera correcta. De esta manera, el vínculo emocional descendería en un 18%, la percepción racional en más de un 9 % y el apoyo medio en un 15,9%.

Sin embargo, existe un alto nivel de desconocimiento entre los españoles respecto a las políticas de inclusión social, una cifra que supera al 30% de la población, lo cual ofrece una oportunidad ideal para aquellas empresas que se decidan a implementar este tipo de políticas en forma de iniciativas, normas o proyectos relacionados con la inclusión de las personas en las organizaciones, teniendo muchas posibilidades de mejorar su reputación corporativa. Luis Miguel Bernardos, director de Reputation Institute para España, dijo que “existe una oportunidad y un riesgo al mismo tiempo, ya que, a pesar de haber un elevado desconocimiento, se percibe un alto grado de sensibilidad social hacia el tema.”

Tras ver los resultados del estudio, Fundación ONCE y Reputation Institute quisieron ayudar a las empresas a empezar con este tipo de prácticas, explicando ciertas pautas que harán de las empresas organismos más justos, más igualitarios, más inclusivos y más sostenibles. Lo que se traduce también en empresas que los españoles querrán contratar y recomendar gracias a la promoción de valores sociales.

Además, es muy importante que las empresas españolas tengan en cuenta que la discapacidad intelectual afecta a un 1% de la población española, según los cálculos de Plena Inclusión en base a las cifras del INE. Las personas que sufren alguna discapacidad intelectual suelen tener “limitaciones en las habilidades que la persona aprende para funcionar en su vida diaria y que le permiten responder ante distintas situaciones y lugares”, según la organización. Además, hay que tener en cuenta las discapacidades del desarrollo, que son aquellas que se originan en la época de crecimiento, es decir, en los primeros 18 años de vida.

Publicidad

Banco Santander, un ejemplo para las empresas

Banco Santander es un ejemplo de entidad cuando hablamos de políticas sostenibles. En esta línea, la entidad bancaria fue nombrada como banco más sostenible del mundo, según el Índice Dow Jones. Entre las políticas que ayudaron a la entidad a conseguir esta distinción, se encuentra el gran esfuerzo que realizan diariamente por la inclusión social.

Banco Santander, en colaboración con Plena Inclusión y Fundación Universia, está tomando medidas para impulsar el desarrollo de un entorno formativo abierto que garantice el acceso y promoción en la función pública de las personas con discapacidad. Esta colaboración garantiza la igualdad de oportunidades y la no discriminación para seguir promoviendo la inclusión social de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, e impulsar su participación en la vida social, económica, laboral, educativa y cultural.

Publicidad

El acuerdo entre las tres entidades, vigente desde 2010, se renovó este año. Según explica la entidad, ha sido firmado por el director de Instituciones de Santander España, Gabriel Sauco; la directora de Instituciones Privadas de Santander España, Raquel González; el director de Plena Inclusión España, Enrique Galván y la directora de Fundación Universia, Sonia Viñas. “Todos han valorado la continuidad de un proyecto que garantiza la adaptación de las posibles convocatorias, el acompañamiento y las intervenciones que favorezcan el desarrollo de roles socio-laborales valorados en la Administración pública para las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo”, aseveran desde Banco Santander.

El objetivo con el que Banco Santander decidió formar parte de este acuerdo que identifica sus políticas sostenibles y, más concretamente, su esfuerzo por la inclusión social, fue colaborar en acciones que promueve Plena Inclusión en su programa de emprendimiento social, así como desarrollar proyectos en entornos formativos inclusivos y de apoyo al empleo, para aquellas personas que sufran discapacidades, bien sean intelectuales o de desarrollo.

El convenio se basa en tres líneas de trabajo:

  • La promoción de un entorno formativo abierto, que garantice la igualdad de oportunidades e impulse tanto el acceso como el adecuado progreso en el proceso de formación de las personas con discapacidad intelectual.
  • Favorecer la participación y normalización social de las personas con discapacidad intelectual y su integración en el mercado de trabajo.
  • La promoción de proyectos de investigación, asesoramiento y actuación que impulsen la participación de las personas con discapacidad intelectual.

Desde su aparición en el año 2010, el programa ya ha contado con la participación de 5.500 personas con discapacidad intelectual. La colaboración de Banco Santander resulta de gran importancia para Plena inclusión, garantizando un apoyo estable a la inclusión de las personas con discapacidad intelectual.

Beneficios para la sociedad y para la empresa

Así, cuando las empresas se preocupan por la sociedad, el sentimiento de fidelización se vuelve recíproco. La sociedad quiere una empresa que se preocupe por ella, que lleve a cabo políticas de empresa que beneficien la evolución de la entidad, pero también la evolución de la sociedad y del país.

Cuando una empresa lucha para crear un mundo más justo a la vez que desarrolla su actividad comercial, no solo estará beneficiando al exterior, sino también a sí misma, dando una imagen de una empresa sostenible que mira por el bien de todos y para todos.

Publicidad

Descubre con nosotros más historias que impulsan el futuro.