Actualidad

Varapalo a la dictadura Castrista en la Audiencia Nacional

El régimen cubano no se caracteriza especialmente por su respeto a los derechos humanos. Sus cárceles están llenas de disidentes políticos. Y cuando alguno de ellos consigue salir de la isla, intenta extender sus tentáculos más allá, persiguiendo a los opositores montando juicios políticos y solicitando la extradición por supuestos delitos cometidos en su territorio.

Esto es lo que ha ocurrido recientemente con un disidente castrista al que el régimen cubano acusaba de presunto tráfico de personas. Este disidente, nieto e hijo de disidentes del castrismo, se encontraba exiliado en España cuando llegó la solicitud de extradición de Cuba. Se enfrentaba a una condena a cadena perpetua solo por ayudar a ciudadanos cubanos a huir del régimen y buscar una mejor vida en Estados Unidos o México.

Su defensa corrió a cargo del prestigioso bufete penalista Chabaneix Abogados, que ya ha obtenido otros importantes éxitos parando órdenes de extradición de exiliados políticos en España que se enfrentaban a tribunales políticos de dudosas garantías en sus países de origen. Algunos de estos exiliados procedían de países con regímenes tan poco democráticos como Venezuela, Argelia o Benín.

El principio de reciprocidad

El principio de reciprocidad establece la obligación de los estados de reconocerse obligaciones entre sí basados en un tratamiento homologable del derecho. Se reconoce el derecho de un país según su comportamiento con otro.

En el caso de Cuba, en numerosas ocasiones, ha negado la extradición a España de criminales perseguidos en España. Chabaneix Abogados basó su defensa de este disidente castrista acreditando el incumplimiento del principio de reciprocidad por parte de Cuba.

Otro argumento fundamental, esgrimido ante la Audiencia Nacional para defender este caso, es que el hecho punible que se persigue en Cuba -ayudar a ciudadanos a salir de su propio país- no se considera un delito en España.

Es fundamental a la hora de aplicar la extradición que exista un tratamiento similar en los hechos delictivos, y que el extraditado no pueda ser sometido a un juicio sin garantías y sin respeto a los derechos humanos, algo que en Cuba no está para nada asegurado.

Aunque el Ministerio Fiscal se opuso a la cancelación de la orden, la Audiencia Nacional terminó fallando a favor de la defensa y se denegó la solicitud de extradición.

El exilio cubano ha celebrado esta victoria. Desde 1959, tras el triunfo de la revolución cubana, miles de personas han abandonado la isla por motivos políticos y económicos. La dictadura castrista ha provocado uno de los mayores éxodos de Latinoamérica. Solo en EEUU hay más de dos millones de exiliados.

Chabaneix Abogados, vocación penalista desde 2006

Este bufete español se ha labrado un respetable hueco en el mundo de la abogacía penalista. Además de estos casos de repercusión internacional en los que ha defendido a varios exiliados políticos, también ha participado en casos de gran repercusión y muy mediáticos como la Operación Apolonia (Caso Idental), Operación Tándem (Caso Villarejo) o la Operación Emperador (Caso Gao Ping).