Otros jóvenes activistas a los que no se les hace caso

Son muchos los que han criticado a Greta Thunberg por pasar del activismo al espectáculo y es que hay muchos otros jóvenes que también son referentes en la lucha contra el cambio climático de los que no se conoce ni su nombre

Miles de personas vitorearon y siguieron ayer a Greta en su lucha contra la crisis climática en Madrid, y es que es un hecho que Greta ha conseguido lo que no ha hecho nadie movilizar al mundo entero por una causa. Así Greta cuenta con millones y millones de fieles seguidores, pero el precio de la fama se paga alto y también tiene un séquito de detractores. Alguna de las críticas van más alla del discurso, llegando incluso al terreno personal haciendo referencia a su condición de asperger. Además, muchos otros critican que se le de tanta importancia a Thunberg y se ignore a otros jóvenes que luchan contra la problemática del cambio climático y que también han conseguido grandes logros.

Estos son otros cinco jóvenes que también han cambiado el mundo:

“Cada cosa hermosa que veo es como un triste recordatorio de todo lo que estamos perdiendo. Es doloroso porque sabes que va a desaparecer”, esto son palabras entonadas por Jamie Margolin, otra activista contra el cambio climático. Se trata de una de las jóvenes que lideran la primera línea de la acción climática, de hecho el año pasado demandó al gobierno de Washington por inacción climática y este año fue elegida entre las 100 mujeres de la BBC de 2019 y recibió los MTV EMA Generation Change Awards de 2019, con tan solo un año más que la famosa Thunberg. A los 15 años decidió que quería cambiar la preocupante situación del planeta y fundó su organización Zero Hour para concienciar y sensibilizar a las población contra la crisis climática y crear a personas activistas, que se manifestasen e hiciesen huelgas climáticas a nivel mundial.

La activista Severn Cullis-Suzuki, ya pronunció un discurso muy parecido al de Greta con tan solo doce años, durante la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992. La joven canadiense, sin embargo, no sufrió ni el clamor ni las críticas que hoy recibe la joven sueca. Su intervención, de hecho, fue bastante ignorada. A día de hoy, Severn sigue Severn hablando en todo el mundo sobre problemas de medio ambiente, instando a definir valores y a actuar respetando el futuro, pero sin tanta fama como Greta.

Asimismo, el joven Boyan Slat, también pasa bastante desapercibido. Esto impresiona teniendo en cuenta que con tan solo 25 es el director de la fundación The Ocean Cleanup años y creó un dispositivo que recoge los plásticos del mar para luego pasar a un proceso de reciclaje. Así, se ha convertido en la persona que ha lanzado el primer sistema de limpieza de océanos del mundo.

Por otro lado se ha oído hablar últimamente de Xiye Bastida, pero no por sus logros, sino porque fue la encargada de recibir a Greta en su llegada a Nueva York. La activista de 17 años en el mes de marzo logró convocar una marcha contra la crisis climática en su escuela de Manhattan donde más de 600 estudiantes marcharon junto a ella. Además, la adolescente es integrante deñ comité de Peoples Climate Movement que se dedica a entrenar a jóvenes enfocados en la justicia climática y participó en el Noveno Foro Urbano Mundial de ONU-Hábitat celebrado en Malasia.

Isra Hirsi ha sido otra de las jóvenes que ha conseguido cambiar, aunque sea un poco, el mundo. Y es que esta activista de tan solo 16 años y una de las fundadoras de la la Huelga Climática de Estados Unidos. La adolescente está firmemente concienciada con que hay que actuar para frenar el cambio climático que además considera que afecta desproporcionadamente a las comunidades de color y en primer lugar a las comunidades más vulnerables del mundo. Hirsi está convencida de que la problemática de la crisis climática y la desigualdad social y racial están tremendamente ligadas. La joven es una convencida de que los desafíos que enfrentó la población de la isla surgieron en medio de una desigualdad estructural y racial.

No cabe duda al mundo le hace falta Greta Thunberg y miles como ella para frenar el evidente problema que supone la crisis climática para el planeta Tierra. Sin embargo, Thunberg ha conseguido eclipsar, no solo la cumbre del clima de Madrid, sino también a otros jóvenes activistas a los que habría que dejarles alzar la voz y darles el mismo lugar que a esta joven para seguir luchando por esta causa.