La solución para la caries y el mal aliento esta dentro de nuestra boca

Se trata del nitrato, un tipo de sal que forma parte de bacterias beneficiosas que se encuentran en la cavidad oral, y que actúa como un factor estimulante para la salud dental y cardiovascular.

La salud bucodental ha sido una de las más perjudicadas por la actual pandemia. Los meses de confinamiento hicieron mella en nuestra boca debido a factores como el mayor consumo de azúcares e hidratos de carbono, la reticencia a acudir al dentista por miedo al contagio o la contención del gasto en cuestiones “no consideradas esenciales”. A esto se suma una importante carga de estrés e incertidumbre que han hecho aumentar la incidencia de patologías como el bruxismo y pérdida de piezas dentales, algo que los especialistas han detectado en sus consultas en los últimos meses.

Aunque la situación futura no parece muy propicia para que cambie esta tendencia, la investigación en salud bucodental si parece poder ofrecer buenas noticias. Y es que el grupo de científicos de Microbioma Oral de la Fundació per al Foment de la Investigació Sanitària i Biomèdica de la Comunitat Valenciana (Fisabio), liderado por Alejandro Mira, ha patentado un compuesto prebiótico y varios probióticos para prevenir la caries (enfermedad infecciosa más extendida del mundo, que afecta al 80-90 % de la población), la periodontitis (enfermedad de las encías) y el mal aliento.

Y la base de esta sustancia no es otra que el nitrato, un tipo de sal de la que están compuestas algunas bacterias beneficiosas que tenemos en la boca, y que es un factor estimulante no solo para la salud oral, si no también para la cardiovascular. Además, también podría tener un efecto positivo en la diabetes.

Es la primera vez que se describe un tratamiento beneficioso para todas estas patologías de forma simultánea y su desarrollo ha sido posible después de que observáramos que diferentes bacterias beneficiosas en la boca convierten el nitrato (proveniente principalmente de verduras) a nitrito y óxido nítrico” afirma Bob Rosier, investigador predoctoral de Fisabio. El nitrito sirve, por un lado, para mejorar la salud bucodental, y por otro para producir óxido nítrico, que reduce la tensión sanguínea, es utilizado por las células inmunitarias para destruir células tumorales y mejora el rendimiento deportivo, entre otras funciones.

El equipo de investigadores ha desarrollado un test diagnóstico que puede determinar si una persona dispone o no de estas bacterias beneficiosas y en cantidad suficiente para convertir el nitrato en nitrito. El siguiente paso será encontrar empresas del sector de la salud bucodental, del diagnóstico clínico o de los alimentos funcionales interesadas en desarrollar y comercializar el kit diagnóstico y los productos conteniendo el prebiótico y los probióticos.