Volvo Cars colabora con su ciudad natal, Gotemburgo, para conseguir la neutralidad climática

Con diez años por delante, Volvo Cars se ha aliado con el ayuntamiento de Gotemburgo (Suecia) para crear nuevas zonas urbanas que se utilicen como plataforma experimental de futuras tecnologías sostenibles y supuestamente posibles para 2030.

Gothenburg Green City Zone
Gothenburg Green City ZonearchivoArchivo

El objetivo de la iniciativa «Gothenburg Green City Zone» es establecer una zona dentro de la mayor ciudad portuaria de Escandinavia, con una infraestructura conectada y una serie de modos de transporte sin impacto ambiental donde el nivel de emisiones sea iguala cero. Utilizar una ciudad real como banco de pruebas permitirá a Volvo acelerar el desarrollo de tecnologías y servicios relacionados con la electrificación, la movilidad compartida, la conducción autónoma, la conectividad y la seguridad.

En el marco de esta iniciativa, Volvo tiene previsto poner en circulación en la zona, taxis robotizados operados por el proveedor de movilidad M, que pertenece íntegramente a Volvo. «Básicamente hemos puesto en marcha un proyecto con el que se pretende limitar el número de vehículos en la ciudad; algo que está en total consonancia con el objetivo de nuestra compañía», señala Håkan Samuelsson, director ejecutivo de Volvo Cars. «Ya lo demuestra nuestra inversión en el servicio de movilidad compartida M, cuyo equipo ha desarrollado tecnología patentada de IA para mejorar la eficiencia y el aprovechamiento. Queremos participar en el proceso de dar forma a las ciudades del futuro y mantenerlas habitables. Esta iniciativa nos brinda la oportunidad de hacerlo al tiempo que asumimos responsabilidades en nuestra ciudad natal.

Entre las tecnologías que se pondrán a prueba se incluyen, por ejemplo, servicios y soluciones de geolocalización que garanticen que los vehículos de la zona funcione núnicamente en modo eléctrico y respeten los límites de velocidad, y una infraestructura de tráfico que pueda conectarse con las funciones de seguridad activa de los vehículos y permita compartir información entre los usuarios de las carreteras. «Queremos utilizar nuestros conocimientos y tecnologías para contribuir a crear una ciudad del futuro electrificada, conectada, de recursos compartidos y sin emisiones» ,afirma Henrik Green, director de tecnología de Volvo Cars. «Es nuestra oportunidad depredicar con el ejemplo: al poner a prueba nuevos servicios y tecnologías en un entorno real a gran escala podemos demostrar que, si es posible aquí, es posible en cualquier parte».Otros posibles ejemplos son centros de movilidad completamente eléctricos, una red de carga integral y fácil de usar para vehículos eléctricos y taxis autónomos .El principal obstáculo para la transición climática no es la falta de tecnologías inteligentes y respetuosas con el clima, sino la capacidad de aplicarlas. La transformación requiere una estrategia holística para fomentar la innovación y una colaboración intensa y constante entre todas las partes interesadas.

Como Volvo también participa de forma activa en el proceso de planificación de esta iniciativa, la compañía puede asegurarse desde el principio que sus servicios de movilidad electrificada se integren en la zona y se desarrollen en un entorno real, lo que incrementará el impacto sobre los objetivos de sostenibilidad. Durante 2020 y gracias a su tecnología patentada de IA, M ha reducido la congestión y ha rebajado el nivel de emisiones en Gotemburgo hasta el punto que, en este momento, un vehículo de M sustituye a 8 vehículos particulares en la ciudad. De forma análoga al objetivo de la ciudad de Gotemburgo, Volvo Cars está reduciendo constantemente su huella de carbono con la intención de que, para 2040, la empresa no tenga ningún impacto sobre el clima. A fin de alcanzar esta meta, la empresa se ha fijado una serie de objetivos para 2025.Entre ellos se encuentran, por ejemplo, una reducción del 40% de las emisiones de CO2de todos sus vehículos; que la mitad de las ventas globales corresponda a vehículos totalmente eléctricos y el resto a híbridos; y una reducción del 25% de las emisiones de carbono generadas por las actividades generales de la a, incluidas las de fabricación ylogística.La iniciativa «Green City Zone» se pondrá en marcha en la primavera de 2021 y se irá ampliando de forma gradual en el futuro.