Sociedad

Economía

Las cestas de Navidad se adaptan a la inflación: menos aceite, más dulce e ibéricos loncheados

Este regalo tradicional en España ha subido un 8% y ha propiciado que los fabricantes tengan que cambiar marcas o reducir cantidades para evitar un aumento en los costes

Las macrocestas de Navidad son consideradas por Hacienda como ganancias patrimoniales
Cesta de Navidadlarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@2100e1d8

En la víspera de las festividades, varias empresas españolas se encuentran trabajando a pleno rendimiento para preparar cestas de Navidad que se distribuirán por todo el país. Aunque la tradición de regalar cestas navideñas es menos común en el extranjero, varias empresas nacionales juegan un papel destacado en este mercado. La actividad frenética en diferentes polígonos industriales revela el bullicio de las instalaciones, donde se arman cestas llenas de embutidos loncheados, turrones, quesos y, en algunos casos, jamones. Estas cestas, con precios que oscilan según sus contenidos, son una tradición esperada durante las festividades.

A pesar de la inflación y el aumento de costos, las empresas del sector se esfuerzan por mantener la calidad y la variedad en las cestas navideñas. A medida que el aceite se ha convertido en un producto más preciado, las empresas han ajustado las cestas, cambiando marcas o reduciendo cantidades para evitar aumentar significativamente los precios. La estrategia incluye la reducción de tamaños de botellas de aceite o la sustitución de productos salados por dulces para equilibrar los costos. A pesar de estos desafíos, la tradición de regalar cestas navideñas sigue siendo fuerte en toda España, donde varias empresas contribuyen al mercado.

En el contexto de la inflación y los mayores costos, los fabricantes de cestas de Navidad han experimentado un aumento de la demanda, a pesar de que los precios han subido entre un 5% y un 8%. Con el objetivo de evitar mayores gastos, las empresas han optado por cambiar marcas y reducir cantidades, manteniendo la calidad de los productos más tradicionales como ibéricos loncheados, cavas y turrones. Este año, el aceite también se ha convertido en el producto más destacado en las cestas. Aunque las cestas se han encarecido, las empresas han asumido parte del sobrecoste y ajustado los contenidos para mantener una tradición arraigada en toda España.