Guías

Trucos

El producto que siempre tiramos a la basura y que es la solución para desempañar los cristales del coche en invierno

Aunque el método tradicional implica encender el motor y esperar, existe una solución ingeniosa que utiliza un producto comúnmente desechado

Un coche con los cristales helados en una calle de Zaragoza
Un coche con los cristales helados en una calle de ZaragozaJAVIER BELVERfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1d2f781d

Con la llegada del invierno, las escenas cotidianas de hogares acogedores y abrigos se ven acompañadas por un inconveniente clásico: los cristales del coche cubiertos de hielo. Aunque la técnica habitual es encender el motor y esperar pacientemente, hay un truco ingenioso que aprovecha un elemento comúnmente descartado para facilitar este proceso.

A la par de opciones más conocidas, como la mezcla de agua y vinagre para aplicar sobre los cristales, surge una táctica sencilla y efectiva: colocar un paquete de sílice, también conocido como gel de sílice, sobre el salpicadero del coche. Estos pequeños sobres, llenos de bolitas blancas o de diversos colores, son comúnmente encontrados en las cajas de productos tecnológicos, destinados a absorber la humedad durante el transporte.

¿Cómo funciona este curioso aliado? ¿Y dónde puedes conseguirlo si no tienes ninguno a mano?

Estos sobres de sílice son fácilmente accesibles en tiendas de venta o a través de plataformas en línea de compraventa, proporcionando una solución práctica y asequible para mantener los cristales del coche libres de empañamiento. Una vez más, la solución puede estar más cerca de lo que pensamos y, en este caso, en esos pequeños paquetes desechados que podrían marcar la diferencia en las mañanas invernales.