MENÚ
domingo 18 noviembre 2018
08:33
Actualizado

Moragas asumirá una de las 21 vicepresidencias de la ONU

  • Jorge Moragas/Efe
    Jorge Moragas/Efe

Tiempo de lectura 4 min.

06 de junio de 2018. 01:24h

Comentada
Andrés Bartolomé 5/6/2018

España ocupará una de las 21 vicepresidencias de la Asamblea General de la ONU desde el próximo mes de septiembre hasta junio de 2019, correspondiente al 73º periodo de sesiones. El puesto lo desempeñará el actual representante permanente de nuestro país ante Naciones Unidas, Jorge Moragas, cuyo nombre sonaba como uno de los relevos en organismos internacionales que llevaría a cabo el nuevo Gobierno del PSOE.

Moragas, antiguo jefe de gabinete de Mariano Rajoy, tomó posesión como representante nacional ante la ONU el pasado 28 de febrero después de que al día siguiente de las elecciones catalanas del 21 de diciembre de 2017 –cuando el PP cosechó el peor resultado de su historia–, anunciara su renuncia a un puesto que le había tenido seis años como la sombra del entonces titular del Ejecutivo, de cuyo equipo más cercano formaba parte desde 2003, y que se convirtió en la auténtica mano derecha del ahora defenestrado presidente.

Se dijo que Moragas ponía tierra de por medio ante el alud de escándalos de corrupción que se cernían sobre el Partido Popular. Uno de ellos, la «trama Gürtel», ha acabado por llevarse por delante al propio Rajoy.

El colaborador del presidente llevaba tiempo pidiendo un relevo. Mariano Rajoy le ofreció una cartera ministerial, pero la rechazó. Moragas quería ser ministro de Exteriores y, como compensación por la negativa, consiguió que el Consejo de Ministros le concediera una de las plazas diplomáticas más codiciadas: ser embajador representante de España ante las Naciones Unidas, en Nueva York.

El que fuera diputado por Barcelona cuenta con una dilatada experiencia política, durante la que ha sido responsable de la política internacional del PP y, entre otros, ha sido miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores, de la Comisión Mixta para la Unión Europea y de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Se esperaba que el relevo de Moragas fuera uno más como consecuencia de la moción de censura contra Mariano Rajoy, que ha provocado que se preparen cientos de reemplazos en distintas administraciones. El cambio de Gobierno y la llegada de un nuevo titular al Ministerio de Asuntos Exteriores –Josep Borrell– llevará consigo no sólo cambios de altos cargos en ese departamento, sino también modificaciones en el listado de embajadores, sobre todo en algunos puestos considerados claves en política exterior, para colocar a personas de total confianza del nuevo presidente y su equipo. En el caso del cargo de Jorge Moragas en Nueva York como embajador ante la ONU, se trata de un nombramiento eminentemente político. Muchos destinos van a ver así truncado su futuro inmediato por una legislatura atípica, que ha cambiada de rumbo con dos años de antelación.

Mientras, la Asamblea General de la ONU, en la que están representados los 193 miembros y que se considera el órgano más democrático de la ONU, tendrá por cuarta vez en su historia a una mujer en la presidencia, pero será la primera vez que sea latinoamericana. La ministra de Asuntos Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa, fue elegida en una votación abierta con 128 apoyos frente a los 62 votos de Mary Elizabeth «Lizzy» Flores, la embajadora de Honduras. Hubo dos abstenciones en la que fue la primera ocasión en que la elección se produce después de un diálogo interactivo entre las candidatas durante el cual pudieron exponer la visión general de lo que sería su mandato.

La Presidencia de la Asamblea General de la ONU a partir de septiembre será de «puertas abiertas» y, según explicó Espinosa, su papel será de «facilitadora imparcial, objetiva y abierta». «Yo estaré lista para escucharlos a todos y trabajar para ustedes y con ustedes», dijo, informa Efe.

Últimas noticias