Interceptan 26 toneladas de tiburón de posible origen ecuatoriano en el occidente

La pesca fortuita de tiburón alcanza las 200.000 unidades anuales en Ecuador, según un experto

(EFEAGRO). En Ecuador se desembarcan al menos 200.000 tiburones al año al permitirse su pesca fortuita, asegura un experto de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) tras conocerse un alijo en Hong Kong de aletas de tiburón que supuestamente proceden de aguas ecuatorianas.

“No hay pesca de tiburón, pero se permite la pesquería si ha sido capturado de manera incidental. En Ecuador estamos desembarcando 200.000 tiburones al año, esa es una subestimación”, afirmó a Efeagro el profesor e investigador Alex Hearn.

Capturas incidentales

Especialista en el movimiento de escualos a lo largo de la costa del Pacífico, Hearn calificó de “esquizofrenia social” la situación que se vive en el país respecto a la captura de estas especies fundamentales para la conservación de ecosistema marino.

Y es que aunque Ecuador ha expresado su preocupación y tomado acciones contra la pesca furtiva de tiburones en sus aguas, como sucedió en 2018 cuando se descubrió en un carguero chino que transportaba 300 toneladas de pesca de aletas de tiburón y tiburones jóvenes y bebés en la Reserva Marina de Galápagos, por otro lado su legislación y la aplicación de medidas abre interrogantes.

“Básicamente la ley ecuatoriana permite desembarcar tiburones si fueron capturados de manera incidental y venderlos eventualmente”, precisa el experto al considerar que el meollo del asunto está en “cómo demuestras que (la captura) no fue incidental”.

Para ello, los pesqueros requieren de certificados de monitoreo de las capturas, en un proceso gestionado por el Estado que quedó en suspenso el año pasado y que era financiado con la aportación de 1 dólar por tiburón por parte de los pescadores. Pero ni ese mecanismo, ya suspendido, podía garantizar un riguroso desembarque supervisado por inspectores.

Investigación sobre decomiso

El Ministerio del Ambiente informó este jueves que ha abierto una investigación para esclarecer las informaciones acerca del decomiso en Hong Kong de 26 toneladas de aletas de tiburón de las especies zorro y sedoso, presuntamente procedentes de aguas ecuatorianas.

“La cartera de Estado efectúa acciones de coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador para recabar la información oficial por parte de las autoridades pertinentes”, reza el documento.

Interpelado sobre la procedencia del alijo capturado en el territorio autónomo chino, Hearn aclara que la embarcación interceptada donde se hallaron las piezas no era un barco pesquero, sino de acopio de otras naves.

Además destaca que es el segundo caso de envergadura que se conoce recientemente y menciona una información acerca de que un 60 por ciento de las aletas de tiburón martillo que se comercializan en Hong Kong proceden del Pacífico este tropical.

“Nos hemos enterado en un lapso de diez días de que el tiburón martillo, que está en peligro crítico, está yendo a Hong Kong desde acá y ahora, que también estamos sacando de manera furtiva tiburones sedosos y rabona, también en peligro de extinción“, censura.

Motores de la selección natural

Como depredadores de primer orden, los tiburones son considerados vitales en el ecosistema marino puesto que cazan peces lentos y enfermos, por lo que son considerados “motores de la selección natural”.

Al mismo tiempo son un eslabón fundamental de la cadena trófica alimentaria y en reservas como las Islas Galápagos pueden apreciarse hasta siete especies diferentes conviviendo en un mismo ecosistema marino, lo que atrae a miles de turistas al año, razón de más para que Ecuador busque su conservación.

Considera que las recientes informaciones acerca de capturas de escualos “ha sido un golpe duro para Ecuador, porque en los últimos años ha demostrado cierto liderazgo en su conservación”, esfuerzos que parecen haber quedado en saco roto.

El Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca recordó en un comunicado que la ley estipula que “de provenir el recurso hidrobiológico de actividades relacionadas a la pesca ilegal, no declarada o reglamentada, se sancionará con multa de hasta 700.000″ dólares.

Funcionarios del organismo realizan todas las investigaciones pertinentes en relación al cargamento de aletas de tiburón decomisado en Hong Kong, “provenientes supuestamente de Ecuador”.

El miércoles se informó que el Departamento de Aduanas de Hong Kong interceptó un cargamento récord de aletas de tiburón, 26 toneladas, y que los agentes decidieron inspeccionar al considerar sospechoso su etiquetado, íntegramente en español y procedente de Ecuador.