Venezuela extrema el control fronterizo por COVID-19

El líder venezolano, Nicolás Maduro, afirma que los nuevos contagios vienen de compatriotas que regresan al país huyendo de los efectos de la enfermedad en otros países de Sudamérica

Óscar Pérez, en una imagen de 2015CHRISTIAN VERONREUTERS

(AP). El presidente venezolano Nicolás Maduro ordenó el domingo redoblar las medidas de prevención sanitaria, particularmente en el estado sureño de Apure, limítrofe con Colombia, donde se han detectado una serie de nuevos casos de coronavirus.

Brasil y Colombia, países vecinos, son dos de los principales focos de “alarma y de contaminación”, dijo el gobernante, quien resaltó que las cifras topes de 45 y 37 de COVID-19 en las últimas 48 horas corresponden a venezolanos que regresaron al país “huyendo” de los efectos de la enfermedad en otros países de Sudamérica.

Dijo que ordenó reforzar, en ese sentido, los “protocolos de protección y seguridad en la frontera”, citando el regreso en semanas recientes de más de 40.000 venezolanos.

Poco antes, la vicepresidenta Delcy Rodríguez informó que la cifra de contagiados se elevó a 531 tras contabilizarse en las últimas 24 horas 37 nuevos casos, la mayoría de ellos —según la alta funcionaria— de personas que ingresaron al país procedentes de Perú y Colombia.

Venezuela está sumida en una severa crisis política y económica caracterizada por una hiperinflación y una profunda contracción del Producto Interno Bruto que ha obligado a casi cinco millones de personas a irse del país en los últimos años.

Maduro también ordenó aumentar la asistencia al personal de salud, citando que en las últimas 24 horas se han confirmado los contagios de tres médicos y una enfermera.