Las universidades de EE.UU. se debaten entre clases presenciales o virtuales

En el país, aún hay incertidumbre por el destino de los estudiantes, el semestre se retomará en otoño, pero muchas de las instituciones más prestigiosas del mundo aún no saben en qué condiciones lo harán

(EFE). A medida que Estados Unidos va reabriendo su economía, las universidades se debaten entre volver a las clases presenciales el próximo curso y arriesgarse a posibles contagios de coronavirus, o seguir con el sistema en línea que se ha impuesto durante la pandemia.

En todo el país, son numerosos los centros que ya han anunciado que reanudarán las clases durante el semestre de otoño, que acostumbra a iniciarse durante la segunda quincena de agosto; pero muchos no saben aún en qué condiciones y formato lo harán.

Entretanto, miles de estudiantes han participado en las últimas semanas de manera virtual en los exámenes finales del presente curso lectivo, y ahora se preguntan cómo será el siguiente, ya que en su mayoría acuden a universidades que están en otros estados a los de su residencia habitual y deben planificar con tiempo el alojamiento, la manutención y el transporte.

DUDAS EN YALE

Este es el caso de Yale, que obligó a todos sus estudiantes a abandonar el campus antes del 15 de marzo y ahora reconoce que no sabe si estos podrán regresar a las aulas el próximo agosto. “Yale comenzará el semestre de otoño de 2020 a tiempo. La decisión sobre el formato de las clases -si serán presenciales, en línea o empleando un formato híbrido- se anunciará a principios de julio”, explicó a Efe Karen Peart, portavoz de Yale, una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos. En la misma situación se encuentra la universidad de Howard, en Washington D.C, que argumenta a Efe que publicará en junio un plan específico para el periodo lectivo de otoño tras cancelar las clases presenciales debido a la pandemia.

PLANIFICACIÓN VIRTUAL

El sistema de la Universidad Estatal de California planea cancelar casi todas las clases presenciales, salvo algunos casos muy concretos, mediante una estrategia de planificación virtual, algo que considera “necesario por muchas razones”. “Este enfoque de planificación es necesario porque un curso que podría comenzar en una modalidad cara a cara probablemente tendría que cambiarse a un formato virtual durante el período si se produce una segunda ola grave de la pandemia, como se pronostica”, apunta su rector, Timothy White, en una declaración enviada a Efe. Para él, lo más importante es la salud, la seguridad y el bienestar de sus estudiantes, profesores y personal.

CLASES PRESENCIALES CON PRECAUCIÓN

Aun así, existen excepciones, como las universidades de Rice y Notre Dame, en los estados de Illinois y Texas, respectivamente, que han comunicado a sus alumnos que esperan recuperar las clases presenciales en agosto con medidas de prevención, como el uso obligatorio de mascarillas en algunas situaciones y el fin del semestre lectivo antes de la festividad de Acción de Gracias, unas dos semanas antes que en condiciones normales.

La intención de estas universidades es hacer las pruebas del coronavirus a la llegada de sus alumnos y profesores, y estipular un plan de restricción de viajes para poder controlar mejor los contagios dentro de su comunidad.En caso de que alguien se infecte, será puesto en cuarentena hasta su recuperación y sus contactos serán rastreados para detener la propagación del virus.

NUEVA YORK, A LA ESPERA

En el estado de Nueva York, el gobernador Cuomo decretó el pasado 1 de mayo que los colegios y las universidades continuarían cerradas durante el presente curso escolar, aunque adelantó que no tomaría una decisión sobre la reapertura del nuevo curso hasta más adelante. Asimismo, pidió a los centros educativos que fueran desarrollando planes ante una eventual apertura; una propuesta que ya ha sido recogida por muchos centros, sobre todo, en vista de la cercana ceremonia de graduación.

La Universidad NYU ha sido la primera en dar un paso adelante y anunció este martes su intención de comenzar las clases presenciales coincidiendo con la reapertura del curso 2020-2021. “Estamos planeando reunirnos en persona, con mucho cuidado, en el otoño (sujetos a las directrices de salud del Gobierno), tanto en Nueva York como en nuestros centros internacionales”, asegura una carta de la universidad enviada a los nuevos alumnos.

REDUCCIÓN DE LA DENSIDAD

Entre los planes que baraja esta universidad neoyorquina están las clases semipresenciales, la flexibilidad a la hora de repartir los cursos a lo largo de los tres trimestres, o que alumnos internacionales que no puedan viajar a Nueva York, estudien en el campus del país más cercano a su ubicación.Asimismo, están revisando todos sus espacios para garantizar que todas las clases, actividades y eventos permitan mantener la distancia social, incluida la reducción de la densidad en las residencias de estudiantes.

La Universidad proveerá mascarillas y su uso será obligatorio. Además, se realizarán pruebas de anticuerpos y se llevará a cabo un seguimiento de los posibles contagios.