La COVID-19 acabó con el sueño de los Centroamericanos y del Caribe Panamá 2022

La pandemia apagó un sueño que incluía mejoras en la infraestructura deportiva, además de engalanar al país con esta competencia internacional

AME7175. SAN JOSÉ (COSTA RICA), 19/11/2019.- El presidente de la FIFA Gianni Infantino (d) habla con el presidente de la Federación Costarricense de Fútbol Rodolfo Villalobos (i) y el presidente de la Concacaf Víctor Montagliani (c) durante este martes en San José (Costa Rica). Infantino informó que Costa Rica y Panamá están a las puertas de organizar en conjunto el Mundial de fútbol femenino Sub-20 programado para septiembre del año 2020. EFE/Jeffrey Arguedas
AME7175. SAN JOSÉ (COSTA RICA), 19/11/2019.- El presidente de la FIFA Gianni Infantino (d) habla con el presidente de la Federación Costarricense de Fútbol Rodolfo Villalobos (i) y el presidente de la Concacaf Víctor Montagliani (c) durante este martes en San José (Costa Rica). Infantino informó que Costa Rica y Panamá están a las puertas de organizar en conjunto el Mundial de fútbol femenino Sub-20 programado para septiembre del año 2020. EFE/Jeffrey ArguedasJeffrey ArguedasEFE

(EFE). Para el año 2017, había un gran júbilo en Panamá por la elección del país como sede de los XXIV Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2022. Sin embargo, tres años después, la pandemia de la COVID-19 apagó este sueño que incluía mejoras en la infraestructura deportiva y engalanar dicha nación con esta competencia internacional.

Panamá sería por tercera vez en su historia sede de la competencia, que tendría lugar en junio de 2022 con la participación de 37 delegaciones de los países de centroamericanos y caribeños, además de México, Colombia y Venezuela, que se medirían en 36 deportes y 46 modalidades.

Pero con el nuevo coronavirus haciendo mella en el país desde marzo pasado, era lógico que el magno evento deportivo pasara a segundo plano, y el golpe final llegó este viernes, cuando el Gobierno panameño anunció que desistía de organizarlos.

“No había manera”

El presidente panameño, Laurentino Cortizo, dijo en una entrevista con la televisión local que ahora «no había manera» de cumplir con la organización de la justa regional, y que recursos «limitados» que requería, unos 338 millones de dólares, «se van a utilizar en el tema salud» para enfrentar la pandemia.

Panamá acumula ya 58.864 casos y 1.275 muertes por la enfermedad en medio de una explosión de casos. La COVID-19 lo ubica ahora como el segundo país de América en numero de contagiados por millón de habitantes, después de Chile y por delante de Estados Unidos y Brasil.

El medallista de oro olímpico en Pekín 2008 en salto de longitud Irving Saladino reconoció que lógicamente Panamá «no escapa» a las consecuencias de la pandemia y que en ese contexto entiende «las prioridades del Estado».

«Pero como atleta es una tristeza, porque muchos tenían la ilusión de competir en suelo patrio», expresó Saladino, que confesó su intención de plantear «en su momento» al jefe del Estado panameño «un plan B de desarrollo a corto y largo plazo que le dará la oportunidad al deportista panameño de mejorar».