Tribunal Electoral se reúne con manifestantes en Bolivia

El TSE tuvo un acercamiento con sindicatos protestantes para reiterar el aplazamiento de las elecciones del 6 de septiembre al 18 de octubre a consecuencia de la evolución de la pandemia

(AP). Autoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia tuvieron un acercamiento con dirigentes de sindicatos protestantes para reiterar que el aplazamiento de las elecciones del 6 de septiembre al 18 de octubre se debe a la evolución de la pandemia por el nuevo coronavirus.

El mismo jueves se produjo un repunte de muertos al alcanzar 88 en un día, lo que eleva el total de decesos a 2.808 y los contagios a 73,534.

Por la tarde, el presidente del TSE, Salvador Romero, se reunió con los dirigentes de siete sindicatos afines al expresidente Evo Morales que protestaron el martes para que las elecciones sí se lleven a cabo en septiembre como estaba previsto.

“Informes técnicos, científicos, señalan que el pico de la pandemia se situará entre fines de julio, agosto e inicios de septiembre. Por lo tanto, no era aconsejable realizar elecciones en septiembre”, explicó Romero. La autoridad también aseguró que la nueva fecha garantiza que “la elección y posesión de autoridades nacionales se realice en 2020”.

“Existe la predisposición de discutir... El tema no está cerrado”, pero mientras tanto mantienen la amenaza de que las protestas continúen la próxima semana, dijo el representante de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi al concluir la reunión.

Morales, desde Argentina donde está refugiado, aplaudió esta reunión.

“El diálogo entre la COB y otras organizaciones sociales con el TSE es muy importante para garantizar la recuperación de la democracia. El pueblo necesita certezas para salir de la crisis”, señaló el exmandatario a través de su cuenta de Twitter.

El gobierno interino de Jeanine Áñez demandó a Morales, Huarachi y a una dirigente más por supuestamente atentar contra la salud por promover varias marchas en tres ciudades capitales, además de realizar destrozos y agredir a periodistas.

Bolivia está siendo golpeada por la pandemia debido a un sistema de salud precario que no está equipado con suficientes camas de terapia intensiva. En La Paz las autoridades reconocieron que no hay cupo y la principal morgue, que está en el hospital de Clínicas, está saturada.

La nación andina también busca salir de una crisis social y política que surgió tras las fallidas elecciones del pasado octubre en las que se denunciaron un fraude a favor de Morales. Lo cual causaron una convulsión que provocaron la renuncia del expresidente tras haber gobernado casi 14 años. Posteriormente se fue asilado a México y actualmente vive en Argentina, desde donde es jefe de campaña de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), y dirige uno de los sindicatos más grande de cocaleros.