Cientos de miles huyen antes de la llegada de Laura a EEUU

Más de 385.000 residentes recibieron instrucciones para evacuar las ciudades texanas de Beaumont, Galveston y Port Arthur, y otras 200.000 para las tierras bajas del suroeste de Luisiana

Tormenta Laura deja lluvia en Puerto Rico y Marco crece entre Cuba y México
AME9911. GUAYAMA (PUERTO RICO), 22/08/2020.- Un hombre que se apoya en un caminador lidia con su sombrilla durante la lluvia debido al paso de la tormenta Laura hoy, en Guayama, sur de Puerto Rico. La tormenta tropical Laura está descargando fuertes lluvias sobre "porciones" de Puerto Rico y más tarde pasará cerca o sobre la Española (República Dominicana y Haití), mientras al otro lado del Caribe la tormenta Marco se ha fortalecido entre Cuba y México cerca del canal de Yucatán y podría convertirse hoy en huracán. Las dos tormentas tienen a una gran parte del Caribe en alerta y también a estados de EE.UU. como Luisiana, Misisipi, Alabama y Texas, donde, según los patrones de trayectoria del Centro Nacional de Huracanes, pueden impactar a principios de la semana entrante. EFE/ Thais LlorcaThais LlorcaEFE

(AP). En la evacuación más grande en Estados Unidos durante la pandemia de coronavirus, más de medio millón de personas recibió el martes la orden de desalojar la costa del Golfo de México mientras Laura se convertía en un huracán que, según los meteorólogos, podría azotar Texas y Luisiana con fuertes vientos e inundaciones y podría empujar el agua del mar varios kilómetros (millas) tierra adentro.

Más de 385.000 residentes recibieron instrucciones para evacuar las ciudades texanas de Beaumont, Galveston y Port Arthur, y otras 200.000 para las tierras bajas del suroeste de Luisiana, donde los meteorólogos dijeron que una marejada ciclónica de alrededor de 4 metros (13 pies) de altura, coronada por olas, podría sumergir comunidades enteras.

Los meteorólogos preveían el martes en la noche que el meteoro se fortalezca en un 33% y que sus vientos pasen de 144 kilómetros por hora (90 millas por hora) a 193 km/h (120 mph) en apenas 24 horas. Se espera que Laura toque tierra convertida en un potente huracán de categoría 3. El fortalecimiento podría ralentizarse o frenarse justo antes de su llegada a tierra, añadieron los expertos.

“Las aguas están lo suficientemente cálidas para ayudar a la formación de un huracán de categoría 3 o más. Las aguas son muy cálidas donde se encuentra la tormenta ahora y así estarán durante toda su trayectoria hacia el norte hasta la costa del golfo”, dijo Ed Rappaport, subdirector del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés).

Según el gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, Laura se parece mucho al huracán Rita que arrasó el suroeste del estado hace 15 años.

“Vamos a tener inundaciones significativas en lugares donde normalmente no tenemos”, apuntó.

Se espera que las aguas oceánicas se adentren en tierra firme a lo largo de más de 720 kilómetros (450 millas) de costa, desde Texas hasta Mississippi. Se emitieron alertas por huracán desde San Luis Pass, Texas, hasta Intracoastal City, Luisiana. También había advertencias por marejada ciclónica desde Port Arthur, Texas, hasta la desembocadura del río Mississippi.

El número de evacuados podría aumentar si la trayectoria del huracán gira hacia el este o el oeste, dijo Craig Fugate, exdirector de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

Ante el temor a que los residentes no se marchen a tiempo, Edwards dijo que quienes estén en el suroeste de Louisiana tienen que llegar al lugar donde van a esperar el paso de Laura antes del mediodía del miércoles, cuando comenzarán a notarse los efectos del meteoro.

Las autoridades instaron a la gente a quedarse con familiares o en habitaciones de hotel para evitar la propagación del COVID-19. Los autobuses contaban con equipos de protección y desinfectante, y trasladarán a menos pasajeros para mantener la distancia social, señalaron las autoridades de Texas.

El huracán supone también una amenaza para un importante centro energético del país. De acuerdo con el gobierno, el 84% de la producción de petróleo del golfo y cerca del 61% de la de has natural se pararon. Cerca de 300 plataformas han sido desalojadas.

Aunque los precios del petróleo suelen dispararse antes de la llegada de un gran huracán por la ralentización de la producción, el descenso de la demanda a causa del coronavirus podría evitar las alzas en esta ocasión.

El martes en la noche, Laura estaba a 700 kms (435 millas) al suroeste de Lake Charles, Louisiana, y se movía en dirección oeste-noroeste a 28 km/h (17 mph) con vientos máximos sostenidos de 140 km/h (85 mph).

Laura pasó sobre Cuba luego de causar la muerte de 20 personas en Haití y de otras tres en República Dominicana, donde provocó cortes de electricidad y fuertes inundaciones.

En algunas partes de Louisiana podrían registrarse hasta 38 centímetros (15 pulgadas) de lluvia, dijo Donald Jones, meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología en Lake Charles, Luisiana.