Capriles llama a movilizarse para elecciones en Venezuela

El excandidato presidencial Henrique Capriles hizo un llamado a la población a “movilizarse y luchar” para los próximos comicios parlamentarios del 6 de diciembre

(AP). El excandidato presidencial Henrique Capriles rompió con la línea de la mayoría opositora de boicot a las elecciones parlamentarias y llamó el miércoles a movilizarse para los comicios del 6 de diciembre, profundizando las fracturas y la crisis en la oposición venezolana.

“Nosotros no vamos a dejar a la gente sin opción”, afirmó Capriles durante una alocución que ofreció por las redes sociales, y dijo que apoyará a las personas que “quieran abrir camino” en ese proceso, sin ofrecer mayores detalles.

Al llamar a la población a “movilizarse y luchar” para los próximos comicios parlamentarios, el político de 48 años planteó que “no nos vamos a resignar ni le vamos a regalar” la Asamblea Nacional al mandatario Nicolás Maduro ni aceptar “opositores vestidos con Maduro”.

“Vamos a pelear por las condiciones”, indicó el excandidato presidencial al asegurar que espera que sus acciones sirvan para “salvar al país”, y sostuvo que su decisión no implica “legitimar” al mandatario izquierdista.

Capriles, que perdió las elecciones presidenciales de 2013 ante Maduro y las de 2012, en las que se enfrentó al fallecido presidente Hugo Chávez, había manifestado en los últimos días críticas contra las propuestas del líder opositor Juan Guaidó, que defiende la no participación en las elecciones parlamentarias.

Guaidó condenó la víspera los diálogos secretos de Capriles y el diputado Stalin González con el gobierno, bajo el apoyo de Turquía, y dijo en un comunicado que desconocía esas “negociaciones inconsultas” y que se hicieron sin la autorización del Congreso y los aliados internacionales.

“Jamás estaremos dispuestos a aceptar acuerdos electorales que no permitan la verdadera expresión de la voluntad del pueblo”, expresó el presidente de la Asamblea Nacional, quien ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por casi 60 países, al pedir que se trabaje con el Congreso, su gobierno interino y la coalición opositora y no “convalidar el fraude electoral” de Maduro.

Las conversaciones secretas fueron anunciados en su cuenta de Twitter por el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, quien celebró el desarrollo de un “diálogo positivo” entre oposición y gobierno y dijo que se dio “gracias al impacto de las iniciativas que venimos llevando a cabo en coordinación con la Unión Europea”.

Cavusoglu, quien visitó Caracas a mediados de agosto, expresó que esperaba que el proceso “se refleje en las elecciones”.

Más de 27 partidos opositores acordaron el mes pasado no participar en los comicios legislativos alegando que son un “fraude electoral” promovido por un Consejo Nacional Electoral que designó el Tribunal Supremo de Justicia, controlado por el gobierno.

Algunas organizaciones opositoras minoritarias y disidentes de la oposición a los que la Corte les entregó el control de Acción Democrática, Primero Justicia y Voluntad Popular, las principales fuerzas opositores, han anunciado que participarán en los comicios legislativos.

Más de 34 opositores, cuatro de ellos diputados y dos estrechos colaboradores de Guaidó, ha sido liberados en los últimos tres días gracias al indulto presidencial que se dio luego de los diálogos de Capriles y González con el gobierno.

Entre los presos liberados están los diputados opositores Renzo Prieto, Gilber Caro, Antonio Geara e Ismael León, el abogado Roberto Marrero y el asesor Demóstenes Quijada, ambos cercanos colaboradores del líder opositor Juan Guaidó, y el politólogo Nicmer Evans, director del portal opositor Punto de Corte, detenidos desde hace varios meses y procesados por diversos delitos.

El dirigente del partido Voluntad Popular, diputado opositor Freddy Guevara, también recibió el beneficio presidencial pero hasta el momento no se sabe si abandonará la residencia del embajador de Chile en Caracas, donde está refugiado desde 2017.

Los indultos forman parte de un plan de “reconciliación nacional” y diálogo muy similar al que convocó Maduro hace tres años y que no prosperó.