Muere juez constitucional tras padecer COVID-19

Miembros del magistrado de la Corte de Constitucionalidad de Guatemala, confirmaron el fallecimiento de Bonerge Amilcar Mejía Orellana, tras padecer por casi un mes de coronavirus

(AP). El magistrado de la Corte de Constitucionalidad de Guatemala, Bonerge Amilcar Mejía Orellana, falleció el sábado tras casi un mes de padecer coronavirus, se informó.

La vocera de ese órgano, Fernanda Morales, confirmó el fallecimiento del magistrado, de 61 años, quien, según dijo, había dado negativo en la última prueba que le realizaron recientemente. Morales no especificó las causas de su muerte.

Mejía Orellana, junto a los jueces de esa institución Francisco de Mata, Gloría Porras y Neftalí Aldana, recibían ataques y habían sido denunciados por sus fallos en contra de empresarios, jueces, magistrados y políticos acusados de corrupción.

Recientemente, la Corte Suprema de Justicia y el Congreso del país tramitaron la solicitud hecha por un abogado para que esos magistrados perdieran su inmunidad y fueran investigados por presuntamente sobrepasar la ley al ordenar la elección de magistrados honrados.

El vicepresidente Guillermo Castillo lamentó el fallecimiento, al igual que el abogado colombiano y extitular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez.

“Mi gratitud con el magistrado Bonerge Mejía”, dijo Velásquez en un mensaje en las redes sociales. “Sabía que actuar correctamente le generaría una feroz persecución y, con esa convicción, sacrificó su tranquilidad. Algunos canallas celebrarán hoy la muerte que la mayoría de guatemaltecos lamenta. Paz en su tumba!”

El presidente Alejandro Giammattei también se sumó a lamentar la muerte del juez constitucional, al igual que Diego García Sayán, relator especial de Naciones Unidas sobre la Independencia de Magistrados y Abogados, lamentó el deceso de Mejía Orellana, a quien catalogó un “magistrado de firmes convicciones democráticas”.

De acuerdo con el Ministerio de Salud de Guatemala, el país centroamericano registraba 77.481 contagios y 2.845 fallecidos por COVID-19.