Gobierno y Asamblea chocan por plan de inversión en El Salvador

La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó la asignación de 55 millones de dólares dirigidos al programa FOMILENIO II, mientras que Nayib Bukele, planea vetar el decreto y suspender sus obras

(AP). La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó el miércoles la asignación de 55 millones de dólares para conservar un programa destinado a mejorar el clima de inversiones para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza.

Sin embargo, el gobierno salvadoreño confirmó que el presidente, Nayib Bukele, vetará el decreto y se suspenderán las obras en ejecución del programa FOMILENIO II.

El secretario privado de la residencia, Ernesto Castro, sostuvo que fueron varias las ilegalidades cometidas por los diputados al modificar la asignación presupuestaria.

“Con esa decisión han violentado el reglamento de la Asamblea Legislativa y la Constitución de la República. Definitivamente (el decreto aprobado por la Asamblea) se va a vetar, porque no se pueden acompañar ilegalidades”, manifestó.

El programa es financiado con 277 millones de dólares donados por la Corporación Reto del Milenio (MCC) de Estados Unidos y un aporte total de 88,2 millones del gobierno salvadoreño. Inició en septiembre de 2015 y finaliza el 9 de septiembre de 2020. Al 30 de junio de 2020, se había desembolsado el 72% de los fondos de MCC, pero faltaba la cantidad hoy aprobada por El Salvador.

El director ejecutivo de FOMILENIO II, William Pleites, advirtió del riesgo de suspender la ejecución de las obras del programa si los diputados y el gobierno del presidente Bukele no lograban un acuerdo para incorporar los 55 millones de dólares que faltaban.

En la votación del miércoles no sólo se aprobó la asignación de esta cantidad para FOMILENIO II, sino otros montos para diversos rubros.

Con los votos de 61 diputados opositores se aprobó un dictamen parcial de 197,4 millones de dólares, de un total de 250, de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). No todas las designaciones finales coincidieron con lo solicitado por el gobierno: se asignaron los 55 millones para FOMILENIO II, 75 millones para las 262 alcaldías del país, 52 millones para pago de pensiones a los excombatientes del conflicto armado, pese a que el gobierno solo había solicitado 12 millones, y al nuevo Hospital El Salvador únicamente le aprobaron 15 de los 30 millones que se había pedido.

Para para el decreto legislativo se convierta en ley debe ser sancionado por el presidente Nayib Bukele, que ya lo calificó de inconstitucional e ilegal, y aseguró en un tuit que “los diputados no pueden hacer sus propias asignaciones presupuestarias”.

No es la primera vez que el mandatario tiene roces con el legislativo.

Castro lamentó que los diputados dejarán perder cerca de 40 proyectos de FOMILENIO II, y aprovecharán para darle más dinero a las 262 alcaldías del país, la mayoría gobernadas por los opositores Arena y FMLN.

“Lo que ellos acaban de aprobar para las alcaldías del FMLN y las alcaldías de Arena, no son recursos para la población, son para las campañas electorales que ellos están montando”, afirmó.

El 28 de febrero, los salvadoreños elegirán una nueva Asamblea Legislativa y los 262 consejos municipales del país.

“Lo que se ha aprobado es un adefesio jurídico, violentaron la Constitución de la República, que ellos mismos dicen que defienden a capa y espada”, afirmó el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya que estuvo presente en la sesión plenaria para aprobar el decreto.

“Esto es ilegal e inconstitucional, ya que se inventaron una tercera votación que no existe en la Constitución. Están asignando fondos que solo le corresponde al Ministerio de Hacienda, están mandando a la quiebra a FOMILENIO”, sostuvo el diputado Guillermo Gallegos, del conservador partido Gran Alianza por la Unidad Nacional.

El país tenía como plazo el 9 de septiembre para realizar el desembolso faltante. Mientras tanto, se está a la espera de que el Congreso estadounidense decida si extiende o no el límite para que continúe el proyecto, que registra un retraso debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

La gerencia de comunicaciones de FOMILENIO II explicó previamente a la AP que el vencimiento del plazo es para el uso de fondos MCC, “no para el uso de los fondos de contrapartida del gobierno de El Salvador (GOES). Las actividades pendientes serían financiadas con los fondos GOES”