Bolsonaro arremete contra Biden por críticas sobre Amazonía

El presidente de Brasil calificó los argumentos de Joe Biden, como “lamentables e innecesarios” por predecir graves consecuencias económicas al asegurar que las selvas tropicales están siendo taladas

(AP). El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, arremetió el miércoles contra el candidato presidencial estadounidense Joe Biden por decir que la nación sudamericana debería sufrir “consecuencias económicas significativas” si continúa la devastación de la selva amazónica.

Durante el debate la noche del martes con el presidente Donald Trump, aliado de Bolsonaro, Biden dijo que los países deberían dar a Brasil 20.000 millones de dólares para frenar la deforestación de la Amazonía, y que el país debería enfrentar las consecuencias si no lo hace.

El líder brasileño ha insistido en el desarrollo económico de la región, provocando la condena de ambientalistas, científicos y líderes extranjeros que dicen que la selva es un importante filtro de carbono y que debe permanecer en pie para poder lograr los objetivos mundiales contra el cambio climático.

“La codicia que algunos países tienen por la Amazonía es una realidad”, dijo Bolsonaro en Twitter. “Pero la confirmación de alguien que lucha por el mando de su país es una señal clara de que quiere renunciar a una convivencia cordial y rentable”.

Bolsonaro ha acusado repetidamente a fuerzas “imperialistas” no identificadas de intentar apoderarse de la Amazonía, similar a la postura de la dictadura militar de 1964-1985.

El líder brasileño también calificó los comentarios de Biden como “lamentables”, “desastrosos e innecesarios”. Aunque los tuits originales de Bolsonaro nombraban correctamente al candidato demócrata, la traducción al inglés facilitada por su despacho se refirió al estadounidense como “Sr. John Biden”.

“Lo que algunos no han comprendido todavía es que Brasil ha cambiado”, dijo Bolsonaro. “Su presidente a diferencia de presidentes de izquierda del pasado, no acepta sobornos, demarcaciones criminales de tierras ni amenazas cobardes contra nuestra integridad territorial y económica. Nuestra soberanía no es negociable”.

Durante el debate del martes, Biden dijo que las selvas tropicales de Brasil están siendo taladas.

“Recaudaría y me aseguraría que los países del mundo aporten 20.000 millones de dólares y digan: ‘Aquí hay 20.000 millones de dólares, dejen de talar la selva. Y si no lo hacen, enfrentarán consecuencias económicas significativas’”.

Los datos oficiales preliminares publicados el 7 de agosto indicaron que la deforestación en la región amazónica de Brasil durante los últimos 12 meses podría estar su punto más alto en 14 años. La Amazonía brasileña perdió 9.205 kilómetros cuadrados (3.554 millas cuadradas) de vegetación en los 12 meses que terminaron en julio, según datos de la agencia espacial del país.

Rubens Barbosa, embajador de Brasil en Washington de 1994 a 2004, dijo que el desacuerdo podría no afectar la relación entre ambos países en caso que Biden llegue a la Casa Blanca.

“Bolsonaro formó una relación personal con Trump. Pero él tiene una relación difícil con el presidente francés Emmanuel Macron, y eso no perjudicó las relaciones entre Brasil y Francia”, dijo Barbosa a The Associated Press.

Maurício Santoro, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Río de Janeiro, dijo que las declaraciones muestran que “la relación de Bolsonaro es con Trump, no con Estados Unidos”. Advirtió que si Biden gana las elecciones, podría profundizarse el aislamiento internacional en torno al líder brasileño.

“Si Brasil quiere mantener una buena relación con el gobierno de Biden, tendrá que hacer muchas concesiones en el área ambiental, reforzar la aplicación de la ley sobre deforestación, los asuntos relacionados con los incendios forestales y demostrar que se están tomando en serio las críticas”, agregó Santoro.

Horas antes el martes, el ministro del ambiente de Brasil, Ricardo Salles, utilizó Twitter para manifestar una duda sobre el compromiso de Biden.

“Sólo una pregunta: ¿de los 20.000 millones de dólares de asistencia de Biden, sería por año?”, preguntó Salles, quien agregó que esa cantidad es “40 veces más grande que el fondo para la Amazonía” auspiciado principalmente por naciones europeas.

Bajo la presión internacional para que actuara contra los incendios en la Amazonía, Bolsonaro puso al ejército a cargo en mayo, pero The Associated Press descubrió que la operación denominada "Brasil verde 2″ tuvo poco efecto y que casi se ha detenido la persecución de las autoridades contra ganaderos, agricultores y mineros que destruyen la selva tropical.

Bolsonaro mantuvo una postura desafiante en un discurso grabado ante una cumbre de Naciones Unidas sobre la biodiversidad. El presidente de Brasil dijo que “ciertas ONG” son parte de los problemas de la Amazonía porque “encabezan delitos ambientales en Brasil y el extranjero”. No presentó prueba alguna que respaldara esa afirmación que ha estado haciendo desde su época como legislador.

También dijo que su gobierno “no puede aceptar información falsa e irresponsable” que “sirva de pretexto para imponer normas internacionales injustas que no consideran los importantes logros ambientales que hemos alcanzado para el beneficio de Brasil y el mundo en general”.

La promesa de Biden también suscitó críticas de algunos detractores locales de Bolsonaro, como el cajero bancario Fernando Campanati, de 40 años, que hizo énfasis en el sentimiento de soberanía herida de muchos brasileños.

“Por qué los países del primer mundo no pueden controlar sus emisiones de carbono? Nosotros estamos pagando el precio por los países industrializados”, dijo Campanati, que no tiene favorito en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. “(La Amazonía) es un asunto interno”.