El triunfo del MAS y el regreso de Evo Morales a Bolivia

Con la victoria de Luis Arce, el expresidente boliviano anunció sus planes de regresar a Bolivia desde Argentina, pero advirtió que no tiene pensado asumir un puesto en el próximo gobierno

Former Bolivian President Evo Morales waves during a press conference in Buenos Aires, Argentina, one day after general elections in his home country, Monday, Oct. 19, 2020. Morales’ party claimed victory in a presidential election that appeared to reject the right-wing policies of the interim government that took power in Bolivia after the leftist leader resigned and fled the country a year ago. (AP Photo/Natacha Pisarenko)Natacha PisarenkoAP

Varios presidentes de la región de Latinoamérica han hecho llegar sus felicitaciones a Luis Arce, el candidato del partido de Evo Morales, empezando por los aliados del partido como el argentino Alberto Fernández, el mexicano Andrés Manuel López Obrador y el venezolano Nicolás Maduro, además de entidades internacionales como Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Por su parte, el expresidente boliviano Evo Morales anunció sus planes de regresar a Bolivia pero advirtió que no tiene pensado asumir un puesto en el próximo gobierno que, según los resultados electorales preliminares, recaería en su delfín Luis Arce.

En una conferencia de prensa brindada en Buenos Aires al día siguiente de las elecciones en las que Arce se habría impuesto con la mayoría de los votos, Morales también dijo que si Estados Unidos quiere retomar las relaciones diplomáticas con su país lo haga “con respeto”.

“Tarde o más temprano vamos a volver a Bolivia. Eso no está en debate... es cuestión de tiempo”, señaló el exmandatario, refugiado en Buenos Aires desde noviembre de 2019 luego de renunciar a la presidencia en medio de la convulsión que se produjo tras las elecciones generales en las que buscaba su cuarto mandato consecutivo y que fueron anuladas por denuncias de fraude.

Morales calificó a Arce como “uno de los mejores economistas de América Latina” y un hombre “con mucha cualidad humana, muy solidario, muy honesto”.

En Bolivia, el candidato de centro y expresidente Carlos Mesa reconoció el lunes su derrota aunque aún no se conocen los resultados oficiales.

Con poco más del 31% de las actas de votación escrutadas Arce parecía consolidar su victoria.

Por su parte, el estadounidense Michael Kozak, subsecretario de Estado adjunto del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, describió el lunes las elecciones bolivianas como “pacíficas y creíbles”.

Kozak felicitó a Arce durante una llamada con periodistas.

“El Presidente Trump y los Estados Unidos tienen ganas de trabajar con el nuevo gobierno boliviano electo en intereses comunes para nuestros ciudadanos. Estados Unidos ha demostrado que puede ser un aliado de éxito de una gran gama de gobiernos”, dijo Kozak.

Morales invitó a todos partidos políticos, empresarios y obreros de Bolivia a “un gran encuentro de reconciliación para la reconstrucción” del país. “No somos vengativos, no somos revanchistas”, agregó.

Morales también agradeció el apoyo del presidente argentino Alberto Fernández y de la vicepresidenta y exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), así como otros dirigentes latinoamericanos y destacó la llamada de felicitación que dijo haber recibido del papa Francisco.