Panama y Venezuela reabren sus playas

Los países de Latinoamericano han anunciado la reapertura de sus playas, a fin de recuperar la economía en la temporada de verano que está próxima

People walk on the shore of a beach one day before beaches officially reopen after months of lockdown to contain the spread of COVID-19, in Veracruz, on the outskirts of Panama City, Friday, Oct. 23, 2020. (AP Photo/Arnulfo Franco)
People walk on the shore of a beach one day before beaches officially reopen after months of lockdown to contain the spread of COVID-19, in Veracruz, on the outskirts of Panama City, Friday, Oct. 23, 2020. (AP Photo/Arnulfo Franco)Arnulfo FrancoAP

Los panameños y venezolanos se preparan para la reapertura de las playas en este país centroamericano bañado por las aguas del Caribe y del Pacífico, luego de siete meses de confinamiento en que estuvo prohibido el ingreso a las riberas de los océanos con fines de esparcimiento debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

En la popular playa de Veracruz, a pocos kilómetros al oeste de la capital de Panamá, varios dueños y trabajadores de restaurantes limpiaban y remozaban el viernes sus locales con la esperanza de que al día siguiente llegaran los bañistas y comenzara a reactivarse las actividades acostumbradas.

A sólo un día de su reapertura, no todos los locales estaban siendo remozados. Algunos tenían abundante maleza y permanecían cerrados. Mientras tanto, algunas personas caminaban sobre la arena de la playa y algunos adolescentes osados se daban un chapuzón.

Panamá anunció esta semana la apertura de las playas al público a partir del sábado y el levantamiento de la cuarentena absoluta de los domingos, vigentes desde marzo pasado, con lo que quedarían pocas actividades restringidas por la pandemia, entre ellas, las clases en las escuelas y universidades, las ferias y festivales. También sigue vigente un toque de queda durante la noche y madrugada.

La apertura de las playas ocurre en momentos en que el país mantiene estable desde hace poco mas de dos meses la tasa de contagios y decesos por el nuevo coronavirus, luego de un pico a mediados de años que estuvo a punto de rebasar la capacidad de los hospitales. Los especialistas, sin embargo, han advertido que la reapertura de nuevas actividades que supone un fuerte incremento de personas en las calles y sobre todo en el transporte público puede conducir a un rebrote de la enfermedad.

Por otro lado, el amor de los venezolanos por sus paradisíacas playas también se ve reflejado en el número de áreas marinas protegidas. Siete de los 43 parques nacionales del país son litorales e insulares con una extensión conjunta de 5.045 kilómetros cuadrados.

Maduro autorizó el 19 de octubre reabrir las playas, entre otros sitios esparcimiento, con la esperanza de revitalizar las economías locales cercanas a la costa y ofrecer a los venezolanos la oportunidad de bañarse en un espacio abierto, tomar sol, nadar y comer el tradicional pescado frito escuchando el sonido de las olas, las gaviotas, pelícanos y el ahora siempre presente ritmo del reggaeton.

Entre aquellos que saludan la medida destacan los trabajadores que dependen de los turistas para su sustento en este otrora rico país petrolero que está en su sexto año en recesión y cuya población es azotada por los altos precios de los alimentos y los bajos salarios en un escenario de alta inflación que condena a millones a vivir en pobreza. El sueldo mínimo que obtiene la mayoría de los trabajadores venezolanos es de 0,86 dólares al mes.

Los expertos sostienen que el bajo número de casos respecto a otros países de la región, más allá de la adopción temprana de la cuarentena, se debe en buena medida al aislamiento que vive el país después de años de crisis política, económica y social.