Chile: Corte revoca condena por muerte de expresidente Frei

La Corte de Apelaciones de Santiago revocó una sentencia que condenaba a cuatro médicos y dos ex agentes de Augusto Pinochet por el asesinato del expresidente chileno Eduardo Frei en 1982

FILE - In this Jan. 30, 2019 file photo, a statue of the late President Eduardo Frei Montalva stands in front of the La Moneda Palace, in Santiago, Chile. A court in Santiago has revoked on Monday, Jan. 25, 2021, a ruling that found 4 doctors and two former security agents of the regime of dictator Augusto Pinochet guilty for the murder of former president Frei in 1982. (AP Photo/Luis Hidalgo, File)
FILE - In this Jan. 30, 2019 file photo, a statue of the late President Eduardo Frei Montalva stands in front of the La Moneda Palace, in Santiago, Chile. A court in Santiago has revoked on Monday, Jan. 25, 2021, a ruling that found 4 doctors and two former security agents of the regime of dictator Augusto Pinochet guilty for the murder of former president Frei in 1982. (AP Photo/Luis Hidalgo, File)Luis HidalgoAP

(AP). La Corte de Apelaciones de Santiago revocó el lunes una sentencia que condenaba a cuatro médicos y dos antiguos agentes de Augusto Pinochet por el asesinato del expresidente chileno Eduardo Frei Montalva en 1982, el crimen de más alto perfil ocurrido durante la dictadura chilena.

El fallo de la novena sala a cargo de tres magistrados argumentó que los hechos acreditados no permiten llevar a la “descripción típica de delito de homicidio” y que los antecedentes “poseen una justificación lógica que torna más plausible” aquella conforme a la cual Frei falleció como consecuencia de complicaciones médicas.

De esta manera, la instancia judicial absuelve a los acusados y revoca las condenas emitidas en primera instancia por el juez Alejandro Madrid, el 30 de enero de 2019. Ese fallo condenaba a diez años por autoría de asesinato al entonces médico del hospital militar Patricio Silva Garín, a Luis Becerra —chofer de Frei e informante de la policía secreta de la dictadura de Pinochet— y a Raúl Lillo, agente del mismo servicio, a siete años cada uno por coautoría del crimen. Además, se condenaba al médico Patricio Valdivia a cinco años por complicidad de asesinato y a los tanatólogos de la Universidad Católica, Elmar Rosenberg y Sergio González, a tres años cada uno por complicidad en el asesinato.

Ese fallo establecía que Frei, de 71 años, murió por la “introducción paulatina de sustancias tóxicas no convencionales”, por la aplicación de un producto farmacológico no autorizado y “por el debilitamiento de su sistema inmunológico”, que permitió la aparición de bacterias oportunistas. También señaló que el exmandatario sufrió una tardía y deficiente atención médica cuando fue reingresado a una clínica privada por un decaimiento tras una operación por una hernia a fines de 1981.

Sin embargo, el tribunal de apelaciones encabezado por el juez Jaime Balmaceda establece en su sentencia que las pruebas no han logrado demostrar que el fallecimiento del expresidente “sea imputable a alguna acción dolosa o culposa de uno o más terceros, como tampoco a alguna omisión atribuible a quienes en su condición de médicos se hallaban en posición de garante de su vida atendido su estado de salud”.

“La Corte concluyó que esas intervenciones quirúrgicas habían sido correctamente ejecutadas, que resultaban necesarias y que fueron ejecutadas en tiempo oportuno”, explicó Balmaceda a los medios.

El fallo generó sorpresa y rechazo en la nación sudamericana.

“No será ni la primera ni la última vez que se niega justicia a las víctimas de la dictadura”, tuiteó el diputado Matías Walker, miembro del partido al que perteneció el expresidente Frei, la Democracia Cristiana.

Nelso Caucoto, abogado de la familia Frei y de la parte querellante en el caso, calificó la sentencia como “lamentable” y anunció que presentará un recurso de casación ante la Corte Suprema. Mi sensación es que “han dictado un fallo cometiendo graves errores en cuanto a la percepción de los hechos”, afirmó Caucoto, señalando que espera que el máximo tribunal chileno “restablezca el imperio del derecho y las condenas por homicidio calificado”.

Los “jueces dan por descartado que hubo una operación de inteligencia para asesinar a mi padre y reponen lo que ha sido la historia oficial contada desde los órganos cercanos a la dictadura, y repetida hasta hoy por medios que se han caracterizado por negar las violaciones a los derechos humanos”, dejando de lado 20 años de investigación del sistema judicial chileno, manifestó la hija del fallecido, la exsenadora Carmen Frei, confirmando que acudirán a la Corte Suprema.

De acuerdo a las pruebas aportadas por Madrid, “es claro que mi padre no falleció por complicaciones médicas como se afirma en el fallo, sino por actuaciones dolosas concretas, desplegadas por sujetos determinados, entre los cuales se cuentan al menos tres agentes de los organismos de inteligencia de la dictadura”.

Frei Montalva, quien gobernó Chile entre 1964 y 1970, fue opositor a la dictadura. Su muerte se dio el 22 de enero de 1982 en pleno periodo de la era Pinochet, en cuyo mandato se registraron miles de asesinatos y desaparecidos, según organismos de derechos humanos.

“Chile se merece que los dolorosos hechos ligados a las violaciones a los derechos humanos en uno de los períodos más siniestros y tenebrosos de nuestra historia se aclaren y se resuelvan. En el caso del asesinato del ex Presidente Eduardo Frei Montalva la investigación judicial está hecha, la hora de la verdad y la justicia tarde o temprano tendrá que llegar”, concluyó la declaración de la exsenadora.

El portavoz del gobierno afirmó al ser interrogado que hay que esperar y analizar la sentencia pero que el Ejecutivo no descarta poner también un recurso de casación ante la Corte Suprema.