Medio Ambiente
Fernando Ferrando / Presidente de la Fundación Renovables

Un nuevo ciudadano para un nuevo modelo energético

«Valoramos mucho la labor de concienciación que durante estos quince años ha llevado a cabo el suplemento»

Los consumidores tenemos que asumir un papel más activo en la transición energética hacia un nuevo modelo basado en la electrificación de la demanda, las energías renovables y la eficiencia energética. Debemos participar en la definición de qué energías y en qué cantidad queremos que cubran nuestras necesidades, y debemos hacerlo a través de nuestro comportamiento energético.

Tanto la administración pública, sobre todo los ayuntamientos –dado que las ciudades son el eje de nuestras propuestas de cambio– como las empresas, los medios de comunicación o las asociaciones tienen el deber de trabajar para facilitar esta participación.

Por eso valoramos especialmente la labor de concienciación que durante estos quince años ha llevado a cabo el suplemento A TU SALUD VERDE, colaborando en la divulgación de valores para lograr que nuestra sociedad alcance un verdadero desarrollo sostenible.

Un modelo que coloca al consumidor en el centro, como el que proponemos desde la Fundación Renovables, requiere de un ciudadano responsable, que conoce las causas y los efectos del cambio climático y su relación con la producción y el uso de la energía. Sólo de esta manera es posible que sepa, y exija, qué debe y puede cambiarse, de manera que resulte viable en términos de eficiencia, sostenibilidad e impacto.

En este sentido, es imprescindible que este «nuevo ciudadano» colabore para llevar a cabo una labor de vigilancia a las grandes empresas del sector energético y a las políticas públicas de la administración en todos sus niveles, nacional, autonómico y local.

Debemos ser los consumidores quienes denunciemos las políticas abusivas, para esto es importante que sepamos discernir qué políticas y qué empresas apuestan por un modelo de sostenibilidad energética y lucha contra el cambio climático y es fundamental que desechemos las iniciativas que no incentivan el ahorro de energía y el uso de renovables. Me refiero, por citar el ejemplo de un caso, a las tarifas domésticas de algunas comercializadoras de electricidad que ofertan precios muy competitivos en determinadas horas del día para que los usuarios consuman lo máximo posible en esas franjas horarias mientras que en el resto de horas suben los precios.

Esto supone, por un lado, mayor consumo y, por otro, un incremento en la factura, ya que estas ofertas ocultan el sobre coste que afrontarán los consumidores fuera de esas franjas horarias. Es decir, nuestro «nuevo ciudadano» participa de forma activa en la sociedad y para que pueda hacerlo es imprescindible que tenga información.

En nuestro documento denominado «Hacia una transición energética sostenible», insistimos en la importancia de que los ciudadanos tengamos acceso a sistemas de gestión de la demanda, como lo son la apuesta por la electricidad, el autoconsumo compartido y como condición necesaria el acceso en tiempo real a las medidas de su contador eléctrico, difícilmente se puede gestionar lo que no se conoce.