Belleza
larazon.es

No todo vale para cuidarse la piel: así es el llamado «Efecto combinado»

La piel es uno de los componentes más frágiles del cuerpo humano y también, como resultado de esto, uno de los que más es objeto de todo tipo de cuidados. Desde una temprana edad, las personas aprender a cuidar de la piel en determinadas situaciones, como la exposición al sol durante largas horas –una de las situaciones que más perjudica a la piel–, para que esta no sufra de manera ingente ante una situación que no es la ideal.

Con el paso del tiempo estos cuidados van a más, especialmente cuando la misma comienza a presentar signos o síntomas del paso del tiempo, siendo el envejecimiento uno de los factores a los que nunca se quiere tener que enfrentar uno.

Esto es así debido al concepto de belleza y de estética que la sociedad ha ido haciendo suyo con el paso de los años, identificando a la vejez, las arrugas y demás signos del paso del tiempo sobre la piel como algo feo y que hay que combatir en la medida de lo posible. Se puede llevar a cabo en cierto modo gracias a los muchos productos dedicados a la estética y al cuidado corporal que se pueden encontrar en las tiendas de todo el mundo a día de hoy, siendo cada vez más las personas que hacen uso de varios de ellos de manera simultánea con el fin de potenciar las propiedades de los mismos.

Sin embargo, esto tiene un peligroso resultado al que se conoce como "efecto combinado" y que resulta cada vez más frecuente de ver por el mencionado uso intensivo de los productos cosméticos que se hace en la actualidad. Con ello se consigue justamente el efecto contrario que se perseguía de manera original, dando lugar a problemas de piel y de salud y, en definitiva, empeorando un estado que en todo momento se pretendía llevar a un mejor punto.

Los productos más naturales, los mejores

El mencionado "efecto combinado" tiene lugar cuando se hace uso devarias cremas o productos de belleza y se aplican al mismo tiempo sobre la misma zona, creando una concentración de los productos químicos que se encuentran en estos cosméticos y que es notablemente perjudicial para la salud. Sin embargo, el uso de un solo producto puede ser también notablemente perjudicial, dependiendo del producto que se trate y de la composición química del mismo.

Por ello, cada vez más personas se preocupan de buscar cuáles son las mejores opciones y las más saludables para aplicar sobre su piel a través de opiniones y estudios de profesionales, como este análisis dermatológico en Unisima.com.

En él se encuentra un análisis del INCI de los mejores contornos de ojos, de manera que se puede comprobar de un rápido vistazo cuáles son aquellos más consecuentes con la salud de la piel y, por tanto, es menos probable que terminen ocasionando problemas a largo plazo. El aprender a distinguir la mejor cosmética para nuestra piel es un deber para quienes hacen un uso recurrente de estos productos.

El Argireline, el nuevo componente estrella

En los últimos tiempos hay un componente de estos productos que se ha posicionado como el mejor para quienes buscan reducir las arrugas provocadas por las expresiones faciales, como las patas de gallo. Se trata del Argireline que, tal y como se puede leer en el otro artículo de Unisima, es uno de los ingrediente antiarrugas más efectivo que se puede encontrar en los cosméticos actuales, produciendo unos efectos que muchos comparan con los del Botox por la inmensa capacidad reparadora y de relleno que ofrece.

Lo concerniente a las arrugas es algo que preocupa de manera especial a muchas personas en lo referente a la aparición de las mismas en la cara, puesto que, naturalmente, es la parte del cuerpo que más expuesta se encuentra a las miradas ajenas y la más representativa de las personas.

Contar con componentes como el Argireline en las cremas y productos de los que se hace uso a diario será, por tanto, una excelente decisión para poder disminuir uno de los rasgos más evidentes del paso de la edad y retrasar la aparición de los mismos para poder seguir encontrando la imagen que se desea al mirarse al espejo. Siempre sin perder de vista, como se ha mencionado, que mezclar diferentes productos de manera simultánea no resulta en absoluto recomendable.