Literatura
Jesús Fonseca

Secretos de Bretaña

Hay misterios en los que nadie se atreve a meter mano. Mejor dejar las cosas como están. En torno a uno de esos enigmas, que sacuden la «monotonía de lluvia tras los cristales» de Bretaña, un pueblito marinero de la costa norte de Galicia, sucede la peripecia humana pero también divina, de la última novela de Carlos G. Reigosa, considerado el padre de la novela negra gallega. El autor de Crimen en Compostela, La venganza del difunto y La victoria del perdedor, entre otras obras, nos acerca de nuevo la libertad y rescata las convicciones del vivir desde lo más sencillo y cotidiano; y nos muestra, también, cómo la muerte y el sufrimiento pueden transformarse en algo fecundo y hasta sorprendentemente dichoso. Secretos de Bretaña es una novela de honduras; amena e inesperada en cada página. Uno de esos libros a los que el lector no desea que se ponga el punto final. Todo, menos que acaben la incertidumbre y el palpitar de esas páginas en las que salta la vida a borbotones. El autor de Secretos de Bretaña, ha escrito una obra literaria que acompaña y muestra lo que verdaderamente importa: el pulso de las pasiones, los sentimientos y la contradicción en cualquier existencia. A través de las verdades ocultas y secretos a voces que le van contando los vecinos de Bretaña, Reigosa logra atrapar al lector, con historias como la de una muchacha que desaparece y cuyo cadáver se encuentra tiempo después en un nicho ajeno, santuarios que esconden poderes sobrenaturales, relaciones que se rompen y un divertido mundo de señoritingos y zascandiles. Desde que Isauro Guillén Márquez descubre aquel centenar de casas pequeñas de Bretaña, acostadas sobre el litoral, en el que la playa aparece y desaparece, según baje o suba la marea, el escritor se da cuenta de que ha encontrado el cobijo anhelado para reponerse de cualquier afán, tanto los provocados por los fracasos, como por el éxito. En realidad, lo que Reigosa propone es un refugio interior, del que todos deberíamos disponer, para que la vida deponga sus espinas. En Bretaña hay enigmas y también milagros. Esta es una novela muy teatral. No en vano, Carlos G. Reigosa, es autor de centenares de críticas teatrales, además de interesantes columnas sobre política y cultura, tanto nacional como internacional, aparecidas en las principales cabeceras de España y de la América hispana. Carlos González Reigosa es, ciertamente, uno de los periodistas más completos y sagaces que han dirigido la Agencia EFE, el más valioso proyecto informativo de España. En esta novela, demuestra que el que no cambia nunca es un estúpido. Cambian las razones y, con ellas, cambiamos nosotros. Secretos de Bretaña es, en fin, una novela rebosante de sabiduría.