Transporte
La Razón

Aborrecen las motos

La futura Odenanza de Movilidad es un ataque frontal al uso de la moto en Madrid. No es la primera vez que Carmena intenta acabar con el uso de la motocicleta en la capital de nuestro país. Recordemos que ya intentaron eliminarnos de la circulación cuando aprobaron el Protocolo de Episodios de Alta Contaminación. Pudimos parar esa discriminación porque estaba injustificada.

El uso de motocicleta presenta diferentes ventajas para usuarios y ciudadanos: mejora el flujo de tráfico porque sustituye los coches por vehículos más pequeños, también es mucho menos contaminante que un coche debido al corto plazo de los trayectos y no se pierde tiempo buscando un sitio para aparcar. De hecho, diferentes estudios del Ayuntamiento de Madrid recomiendan remplazar turismos por motos en un 15% para reducir la contaminación de Madrid en más de un 7% en NO2 y un 4% de NOx. Es decir, mucho más de lo que consigue la activación del Potocolo por Episodios por Alta Contaminación.

Para Carmena la moto es el nuevo “chivo expiatorio” ya que culpa a los motoristas de todos los problemas de movilidad y calidad del aire en la ciudad de Madrid. Dice que las motos son extremadamente contaminantes cuando contradiciendo las recomendaciones de sus estudios que aconsejan el remplazo de coches por motos. Además, los morados aseguran que la moto entorpece la movilidad peatonal pero miran hacia otro lado cuando hay barreras arquitectónicas que impiden de forma importante la accesibilidad. Desde Ciudadanos hemos denunciado más de mil puntos negros en la capital que no cumplen con la normativa de accesibilidad pero parece que a Podemos eso no le importa.

La nueva Ordenanza de Movilidad daña los intereses de los motoristas porque endurece extremadamente las posibilidades de aparcamiento. Los de Carmena propone que solo se pueda aparcar cuando no haya banda de estacionamiento para coches Es decir, la moto tendrá que ocupar el aparcamiento de las motos o estacionar entre los coches con el riesgo que eso conlleva. Es curioso, que esta Ordenanza sea mucho más restrictiva que la vigente en Barcelona. Madrid seguía la misma normativa que la ciudad condal que tiene más motos, mayor cultura motera y más experiencia en la gestión de las dos ruedas.

Si un motociclista incumple la actual normativa, espero que se le multe. Lo que hace Ahora Madrid es cortar todo el brazo para curar una pequeña herida. Sin embargo, las lesiones provocadas por el deficiente estado del firme, las cortantes guardarrieles y las rejillas que provocan caídas no parece importar al Equipo de Gobierno ya que las mejoras que hemos pedido y fueron aprobadas en el Pleno no han sido puestas en marcha. El ataque de Carmena a los motoristas se debe a un principio muy conocido en comunicación política: el enemigo único.