Asuntos sociales
La Razón

Caminos tupidos del Derecho de Familia

Seguimos atascados en tres temas, para mi, dentro del derecho de familia, en los que no acabamos de encontrar soluciones. :

1.- La violencia de género, aumentan las denuncias de violencia, en un 13% pero siguen muriendo mujeres.

2.- Guarda y custodia compartida, aumentan las sentencias de guarda y custodia compartidas.

3.- Maternidad subrogada, vientres de alquiler.

El problema de la violencia de género no tendrá solución hasta que no se cambie el enfoque político y jurídico y no se cree la jurisdicción de familia, optando por una solución civil en vez de una solución penal o criminal. No es posible tampoco resolver el problema mientras existan los Juzgados especiales de violencia contra la mujer. Estos juzgados establecen una discriminación indudable, real al margen de lo que se haya dicho por quien sea, entre hombres y mujeres desde el momento en que el hombre que sufre un mal trato se ve obligado a ir a un juzgado de instrucción ordinario y mucho mas sobrecargado de trabajo. Esto ha de desaparecer y hay que cambiarlo todo. Ahí estamos en pleno bosque empantanados y tupidos desde hace años.

El problema de la guarda y custodia compartida. También aquí estamos tupidos, porque el incremento de guardas y custodias compartidas es espectacular, pero tan espectacular como su subida es la detección de “fraudes” a esa Guarda y custodia compartida. No todos, pero hay padres que en realidad no están interesados en la guarda y custodia compartida y delegan sus funciones en sus familiares, o en sus ex esposas a las que machacan con peticiones de ayuda o de soporte material de ropa, etc. Claro está que para esto no se ha creado el concepto, y los niños son conscientes de estas actitudes, sin embargo se ha optado por este camino tortuoso que aumenta el enfrentamiento entre los progenitores y la conflictividad, cuando se trata de guardas y custodias compartidas impuestas, lo que nuevamente vuelve a sufrir el niño. De la misma manera que se opta por la preferencia de este sistema ha de dotársele de una especial facilidad de revocación en casos de “fraude” al espíritu de la institución. Por otro lado está bien recordar que los informes de los equipos psicosociales son un “cuasi dogma” junto con el informe del Ministerio Fiscal, sin embargo no son el único factor para decidir en derecho sobre la guarda y custodia compartida, hay al menos otros nueve o diez factores que suelen ser colocados en un régimen secundario. Otro tema en donde estamos atascados o empeñados en sacar adelante como sea. No olvidemos que el derecho de familia el pendular tan pronto va hacia un sitio como vuelve al sentido contrario, con un intervalo de unos años.

El problema de la maternidad subrogada tenemos que cogerlo y debatirlo ya. Vemos en las revistas del “famoseo” y del “corazón”, como algunas personas, denominadas “famosos”, están felices con sus hijos adoptados, gestados fuera de España en los denominados vientres de alquiler. Lo siento pero no me gusta ni el sistema ni el alarde. Pero el hecho de que no me guste no quiere decir que mantenga una posición radicalmente enfrentada. Es un hecho y es un hecho legal en otros países, por lo tanto no hay razón alguna para no hacerlo legal en España, especialmente cuando es un problema de dinero, pues hay dos grupos , el de aquellos que tienen dinero suficiente para realizarlo y el de aquellos que queriendo no tienen dinero para hacerlo. Esto es injusto, y no viendo ningún problema para el interés del niño, pues son niños queridos, no veo ningún problema para que se mantenga la legislación española impeditiva de tal institución jurídica. Sí me gustaría que se facilitasen más las adopciones de niños, y que se hiciera una política de búsqueda sistemática de países para adopción de niños y formalización de acuerdos bilaterales.

Si algún día tengo capacidad de gestión política, que tal y como vamos lo veo extremadamente difícil, cambiaré estas cosas, despejando los caminos para que el derecho de familia sea una fuente de felicidad y no una fuente de frustración.