Estreno
larazon.es

“Félix”, las cualidades de un «thriller» romántico

Sorprende, engancha, te ríes a veces, otras sientes un poquito de vergüenza ajena ante la inocencia del personaje, asombra por su belleza estética... El espectador sentirá un cóctel de sentimientos gracias a esta serie deliciosa que es “Félix”, cuyos seis episodios estarán disponibles al completo en Movistar+ a partir del 6 de abril.

La audiencia se va a encontrar un «thriller» blanco, como la nieve de Andorra, donde se desarrolla la acción y también rojo, el color del amor y la pasión.

El personaje principal, Félix, interpretado por Leonardo Sbaraglia, es un argentino que se ha instalado en el país y al que le cambia la vida unos encuentros casuales con una mujer asiática, Julia (Mi hoa Lee) de la que cree saber todo, pero que es una perfecta desconocida. Y hay que subrayar el término perfecta porque así la ve él. De repente, desaparece y empezará una búsqueda alocada, en la que va dando palos de ciego, o eso parece, al convertirse en un detective improvisado que cuenta con la ayuda de Óscar (Pere Arquillué), un hombre corpulento, transparente, directo y con mucho sentido del humor que, a pesar de ser el pepito grillo de Félix, se convierte en su cómplice.

Es imposible que el espectador no empatice con el protagonista porque es un hombre corriente que, inesperadamente, casi en contra de su voluntad, se convierte en un héroe. Como dice el director de la producción, Cesc Gay, por momentos este argentino puede recordar a Harrison Ford en “Frenético”, de Roman Polanski, o en Cary Grant en “Con la muerte en los talones”. En algunos momentos conmueve la inocencia de Félix, su capacidad para implicarse en encontrar el paradero de una mujer a la que tiene idealizada, su constancia y, también la gran capacidad para meterse en líos.

Es un personaje que solo podría salir de la mente de Cesc Gay uno de los mejores y más imprevisibles directores de este país, de los pocos que puede defender que hace un cine de autor porque cada producción que aborda lleva su sello inconfundible. Se nota en el armazón de los personajes, nada lineales y con mucha enjundia, en los diálogos en los que, con una naturalidad que desarma, combina las frases más lógicas con el humor absurdo y, por supuesto en las imágenes.

En la serie se pueden ver los momentos más cotidianos con secuencias oníricas que forman parte de un mismo universo. Y ese trabajo lo arma desde una sencillez gracias a la cual es difícil que los espectadores no se sientan identificados con ellos en algún momento. En ese desconcierto vital que aparece de repente, en ese Félix que podría ser “Don Quijote de Andorra” y Óscar su particular Sancho Panza, con un toque contemporáneo que no dejará indiferente a nadie.

A partir del 6 de abril, este argentino se convertirá en un personaje cercano y familiar para la audiencia que empatizará con su carácter soñador y, al tiempo, también realista. La temporada completa de “Félix” estará disponible bajo demanda en Movistar+ desde el viernes 6 de abril.