#SoydeSeries
La Razón

«Vergüenza»: Javier Gutiérrez, uno de los mejores actores de nuestro país, merece un capítulo aparte

Javier Gutiérrez da vida en la serie a Jesús, un fotógrafo venido a menos y con expectativas mucho más altas

Hay series que merecen la pena por sí mismas. Por su guion, por sus diálogos, por su trama. Por esa sucesión de sorpresas que mantienen al espectador pegado al mando de la TV. Hay también series que se justifican, simplemente, por la interpretación que en ellas hacen sus actores y actrices. Y hay series que pueden presumir de lo uno y de lo otro, y en las que los actores merecerían un capítulo aparte.

Es el caso del papel de Javier Gutiérrez en “Vergüenza”, una serie original de Movistar+, en colaboración con Apache Films, con la temporada completa ya disponible bajo demanda y en su cita semanal los martes en #0, el canal exclusivo de Movistar+.

No hay duda de que Javier Gutiérrez es ya uno de los mejores actores de nuestro país, y en esta propuesta de Movistar+ lo demuestra: lleva todo el peso de la serie junto a la actriz Malena Alterio y cumple con creces las exigencias de la comedia que le marca la trama. El reparto se completa con Vito Sanz, Miguel Rellán y Lola Casamayor, que sufren en sus propias carnes las meteduras de pata de los dos protagonistas.

Javier Gutiérrez da vida en “Vergüenza” a Jesús, un fotógrafo venido a menos y con expectativas mucho más altas a quien su capacidad para entrar en jardines sin salida le aleja cada vez más de su sueño de abandonar el estrecho mundo de la fotografía de bautizos, bodas y comuniones, la popular “BBC”, para dedicarse a hacer “arte” con la cámara.

Con su interpretación, el actor logra transmitir al espectador la sensación -quién no la ha tenido alguna vez- de que aquello de “tierra trágame” puede ser la mejor y única de las salidas posibles.

Al actor, ganador de un premio Goya por “La isla mínima”, “Vergüenza” le llega en el momento justo y le abre la posibilidad de abrirse a otros registros no tan explorados pero en los que se mueve como pez en el agua. Y el espectador agradece tener enfrente a un actor “de la casa”, conocido, al que recuerda en papeles de todo tipo.

Ya no es sólo su inolvidable y prolongada interpretación en “Águila Roja”, sino también su papel destacado en películas recientes y no tan recientes como “Los últimos de Filipinas”, “Un franco, 14 pesetas”, “Zipi y Zape y el club de la canica”, “Assasin’s Creed”, “Truman” y, sobre todo, la premiada “La isla mínima”. “Vergüenza” es un ingrediente más en una carrera ya consolidada. Que dure.