Viajes
La Razón

Los recovecos de Roma. El Palazzo Merulana entre Santa Maria Maggiore y San Giovanni

El espacio de arte más moderno en medio de lo más histórico

Las calles empedradas de Roma lo engullen a uno de tal manera que olvidamos que también existe lo actual.

Hay una zona en Roma por la que los visitantes de la eterna ciudad pasean poco. La Via Merulana une a dos de las grandes basílicas, Santa Mara Maggiore y San Giovanni. Caminando de esta última hacia el centro de Roma, la apertura del Palazzo Merulana en medio de esta agradable y clásica via, le ha concedido a la zona un aire de modernidad que se agradece.

El Palazzo Merulana fue durante años, la sede del Ufficio d’Igiene all’Esquilino (Oficina de Higiene del Esquilino).

Elena y Claudio Cerasi, coleccionistas de arte del '900, han creado su Fundación con sede en este palacio. Esta colección es de la Escuela Romana. La Colección Cerasi la inició el matrimonio por su pasión al arte romano. No hace falta ser un gran conocedor de los artistas romanos de la época para disfrutar de cada pieza.

El matrimonio Cerasi contaban en una entrevista concedida al "Il giornale del arte", que su sueño era crear un espacio para acercar al público su colección pero además, que fuera un espacio moderno en donde los jóvenes amantes del arte se sintieran cómodos. Encontrar en Roma un Palacio con estas dimensiones y estas características no es fácil, pero al final tuvieron la suerte de encontrar este edificio, rehabilitarlo y crear en él un punto de encuentro muy agradable.

El hall principal del palacio es el espacio de las esculturas, al fondo se encuentra la cafetería que conecta con una terraza. En el piso principal se topa uno con un gran salón con amplios y cómodos sofás, que le dan al visitante la sensación de ser el invitado a casa de los Cerasi. En el piso siguiente recorriendo un pasillo siguen colgando de los muros del palacio obras de la época y en el 3er. piso, un auditorio amplio y con mucha luz. La terraza en el ático es enorme. La pondrán en funcionamiento en breve.

Pues bien, aunque las visitas a Roma ya sabemos que es el llegar y no parar engullidos totalmente por la historia, cuando os acerquéis a San Juan de Letrán camino a Santa María Mayor, ir caminando y tomaros un café en este antiguo y actual palazzo en la Vía Merulana, hacer un alto en el camino en Roma ¡es vital!