Caso SGAE
S. C.

Cultura podría intervenir la SGAE

El ministro Guirao amenaza con actuar si la Sociedad General de autores no aplica medidas de «transparencia» en sus elecciones.

¿Una SGAE sin plena autonomía? Esta situación inédita está cada vez más cerca de convertirse en realidad debido a las diferencias de criterio entre el Ministerio de Cultura y el equipo directivo de la Sociedad General de Autores. En concreto, el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, reconoció ayer en una entrevista con Ep que la posibilidad de intervenir la SGAE podría darse antes de las elecciones de la institución, previstas para el 26 de octubre, si ésta no cumpliera con los requerimientos del departamento ministerial, que pasan por garantizar unos comicios libres y abiertos a todos los socios mediante el voto electrónico.

«Una intervención antes de las elecciones o después no lo sé, pero lo que sí es cierto es que la voluntad del Gobierno es que si la SGAE no cumple con los requerimientos, el Ministerio tomará todas las medidas legales que estén en su mano para que los cumpla. Si eso pasa por la intervención, pues intervención, pero ojalá se pueda ahorrar», indicó el ministro. El mes pasado, su cartera ya hizo un requerimiento a la SGAE para aplicar el voto electrónico y la sociedad de autores respondió que no está obligada por los estatutos a ello, unos motivos para no implementar el sistema que para Guirao son «incomprensibles». «La SGAE sabrá cómo administrar los requerimientos del Ministerio y el Ministerio tiene muy claro cómo administrar su recurso», apuntó.

Guirao ya puso en el foco de su gestión a la SGAE desde su primera intervención en la Comisión de Cultura el pasado 12 de junio. En concreto, aseguró que estaría vigilante en el cumplimiento de la Ley de Propiedad Intelectual. «España no puede permitirse otra cosa que no sea cumplir los principios que rigen la gestión», manifestó. Y es que los numerosos casos de corrupción y malas prácticas ligados a la SGAE han hecho que la institución esté en el punto de mira. Otro paso en la supervisión de la entidad fue el nombramiento en julio de Adriana Moscoso, abogada especialista en propiedad intelectual, al frente de la Dirección General de Industrias Culturales. El proceso electoral en la SGAE ha sido otro de los motivos de fricción con Cultura. Guirao lamentó ayer que «todos estos comportamientos y la supuesta falta de democracia interna, cuando al final se trasladan a la opinión publica, van contra la imagen de los creadores. Eso a la SGAE ya le ha pasado en varias ocasiones y no parecen darse cuenta de que es fundamental tener comportamientos ejemplares. Es una manera de tirarse piedras contra el propio tejado». José Miguel Fernández Sastrón, presidente de la entidad, aprobó el 10 de julio un adelanto electoral para el 26 de octubre ante la situación de bloqueo generada por el rechazo de los socios a la reforma estatutaria requerida por el Gobierno.