Teatro
Carlos Sala

Lluís Pasqual dimite como director del Teatre Lliure tras las denuncias por «despotismo»

Más de 800 profesionales del sector cultural exigieron en julio pasado su cese por «prácticas abusivas a los derechos laborales»

Una actriz, una joven actriz de nombre Andrea Ros, ha conseguido que el prestigioso director teatral Lluís Pasqual se vea obligado a dimitir de su cargo como director del Teatre Lliure, una de las instituciones teatrales más veneradas de Cataluña. Los hechos se remontan al pasado 11 de julio, cuando Ros denunció que cuando participaba en el montaje de «El rey Lear», en la temporada 2014/15, la actitud de Pasqual, que dirigía el montaje, fue despótica, desagradable, incluso cruel, con un grado de «abuso de poder». Ros interpretaba el papel de Cordelia junto a nombres como los de Núria Espert, Laura Conejero y Ramon Madaula. Esta experiencia tan desagradable, sin embargo, no la impidió formar parte luego de la Kompanyia Lliure, formación joven regular del teatro.

El caso es que la denuncia abrió la caja de pandora y al día siguiente, el colectivo «Dones i cultura» conseguía 800 «likes» presuntamente de gente de la cultura y el teatro catalán en una página cargando contra la reputación el director y confirmando otros casos como el de Ros. Esto hizo que surgiera un movimiento a la inversa, esta vez sí con firmas, con nombres y apellidos del mundo de la cultura, de Josep Maria Pou a Almodóvar o la propia Núria Espert, que participó en aquel «Rey Lear», defendiendo el honor y profesionalidad del director. Aun así, la sospecha hizo que el propio Lliure abriese una investigación para determinar las formas de trabajo en el centro y así se hicieron públicas las primeras desavenencias dentro del colectivo. Es por estas discrepancias que Pasqual decidió presentar ayer su renuncia como director. «Un proyecto que en las circunstancias actuales me veo incapaz de liderar», escribía el director en su carta de dimisión. El patronato del teatro lamentaba ayer esta decisión defendiendo una última vez a Pasqual. Lo que no se sabe es si, una vez dimitido, continuarán con la investigación del caso.