Caso SGAE
F. Velasco

«Ramoncín», absuelto de apropiarse dinero de la SGAE

Los proyectos realizados por el cantante José Ramón Márquez, «Ramoncín» para la Sociedad General de Autores (SGAE,) entre septiembre de 2008 y marzo de 2011, y por los que percibió un total de 57.402 euros fueron –«al margen de sus reconocidas necesidades financieras»– efectivamente realizados y entregados, «y el hecho de que dichos proyectos no se llevaran a efecto o materializarse posteriormente no es una cuestión ni asumida ni imputable a aquél». Y, por ese motivo, no puede hablarse de «hipotéticos negocios jurídicos», sino que, por el contrario, fueron «proyectos reales y concretos, realizados y entregados por su autor –Ramoncín– como contraprestación a cada uno de los pagos que le fueron efectuados» en virtud de los acuerdos «verbales o escritos» con José Luis Rodríguez Neri, quien entonces era director general de la Sociedad Digital de Autores (SDAE). Este es uno de los argumentos centrales que esgrime la Audiencia Nacional para absolver a «Ramoncín», Rodríguez Neri, al ex director de los Servicios Jurídicos de la SGAE Pablo Hernández Arroyo y al ex director general de SGAE y ex consejero de la filial digital Enrique Loras. El fiscal solicitaba cuatro años y diez meses de cárcel para los dos primeros, dos años y nueve meses para Arroyo y otros dos años de prisión para Loras.

En cuanto a esos proyectos, el tribunal destaca que fueron «numerosos» los testigos que declararon que tenían «conocimiento» de los proyectos realizados por «Ramoncín», algunos de los cuales incluso «les fueron ofertados», aunque «aún siendo interesantes, no pudieron comprarlos por motivos económicos».

El primero de los proyectos que el cantante ofreció a Rodríguez Neri fue la adquisición de un formato de un programa televisivo que tenía como objetivo «fomentar la formación y promoción de los creadores». Ese proyecto se aprobó «verbalmente» y por el que percibió 10.100 euros, con independencia de que la producción del programa «se llevara o no a cabo».

w Labor de concienciación

En 2009 acordó también de forma «verbal» otro proyecto con Neri para desarrollar una herramienta para evitar la descarga ilegal de música, aunque finalmente «no tuvo la oportunidad de ser puesto en funcionamiento a consecuencia de la estrategia de las grandes compañías del sector». Por este proyecto, «Ramoncín» percibió 5.800 euros. Posteriormente, continuando con su actividad dirigida a «la concienciación sobre la importancia de los derechos de autor», planteó a Loras, en 2010, un «estudio sobre la situación de imagen de la SGAE», que fue aceptado también «verbalmente», y por el que percibió casi siete mil euros. Ese trabajo, según la Audiencia, «se llevó a efecto». Posteriormente, hizo otros dos trabajos que fueron también entregados.