SGAE
G. P.

SGAE: no a las cuentas, la gestión y los estatutos

La Asamblea General rechaza frontalmente las reformas de Fernandez Sastrón.

Asamblea General de la SGAE y ánimos revueltos en la entidad de gestión que vela por los derechos de los autores. Y un rechazo total tanto a la gestión como a las reformas propuestas por su presidente, así como a la modificación de los estatutos, asunto que ha estado en los últimos meses en el punto de mira. La cita arrancaba a primera hora de la tarde en el complejo de los Duques de Pastrana, en Madrid. Pasadas las siete se conocía que los socios habían tomado una de las primeras decisiones de la jornada, como era votar la gestión. Según han señalado fuentes de la entidad a EP, un total de 16.133 socios han votado en contra del Informe de Gestión y Responsabilidad Social Corporativa relativo a 2017, mientras que 9.059 lo han hecho a favor (34,66%) y 948 se han abstenido (3,63%), lo que quiere decir que el 61,72 por ciento se han pronunciado en contra de la actual gestión.

Nueva fecha, 15 de julio

Ése fue el primer varapalo, al que llegaría poco tiempo después el siguiente, pues el 56,91 por ciento de los socios rechazaron las cuentas de 2017. Así, un total de 14.559 votaron no al examen y aprobación de las cuentas anuales y aplicación del resultado del ejercicio 2017, mientras que 9.735 (38,06%) lo hicieron a favor y 1.287 (5,03%) se abstuvieron. Las cuentas de 2017 contemplaban un 2,9 por ciento más de ingresos que el año anterior. Ha habido incluso voces discordantes que han pedido con fuerza la dimisión del presidente.

Otro punto clave en el orden del día, el que más se hizo esperar, era la reforma de los estatutos, que también rechazaron los socios: a favor emitieron su voto el 66,61% y en contra un 31,48%. La reforma proponía que el presidente fuera nombrado y cesado directamente por los socios de la Asamblea General, lo que hacía posible que Fernández Sastrón pudiera presentarse de nuevo a la reelección. Es decir, que el rechazo a la gestión del presidente ha sido unánime. Frontal y sin resquicios. Tres puntos en el orden del día y tres negativas.

¿Y ahora qué?, es la pregunta que está en la mente de todos. La Sociedad General de Autores tendrá hasta el próximo 15 de julio para redactar un nuevo texto, votarlo y pasarlo al Ministerio de Cultura, que tendrá, a su vez, un mes para analizarlo con detenimiento antes de darle la validación final para ponerlo en funcionamiento.

Los ánimos estaban calientes y según comentó ayer Paloma Pedrero, vicepresidenta de Gran Derecho, antes de que comenzase, la Asamblea este año es «fundamental» porque si el resultado fuera un «sí» está convencida de que «la SGAE se va a hundir de verdad». Los objetivos de Sastrón, señaló, son «puramente personales» y tienen el fin de «perpetuarse», y todo lo demás son «maniobras» sin «veracidad», por lo que ve importante «votar a todo que no». Además, la mitad de la Junta Directiva de la SGAE ha pedido la dimisión del presidente tras conocerse los resultados de la votación.