LaLiga Santander
J. Damián González

Alarma rojiblanca, Cholo

Ya dejó malos síntomas el duelo ante el Rayo y el sábado en Balaídos se confirmó que el Atlético se quedó en Tallin, en esa Supercopa ganada al Madrid. Porque el arranque de Liga está siendo caótico, pese a que el equipo se ha construido este año con seis fichajes de nivel que algunos pensamos (aún) que completan un gran fondo de armario. Por eso no se pueden dulcificar las críticas ni ampararse en que en el descalabro de Vigo todo empezó con el resbalón calamitoso de Godín. Queda declarado el estado de alarma rojiblanca, Cholo.

Carne de pescuezo Simeone debe revisar sus exitosos libros de texto y analizar qué plantilla tiene esta temporada en sus manos. Y tiene a futbolistas para tocar la «redonda» con más criterio y más fútbol de ataque. Pero otra vez (y no es la primera) no encuentra el equilibrio entre la intensidad defensiva y el buen fútbol que hay que exigirle ya sin excusas. Resultados aparte, el juego del Atlético no puede ser como la carne de pescuezo.

Lo que dijo Griezmann En Balaídos no fue titular ¡ninguno! de los seis fichajes: Adán aparte, no lo fueron Arias, Rodrigo, Lemar, Gelson ni Kalinic, casi 120 millones en el banquillo. Y esta vez el Cholo se equivocó del minuto 1 al 90. Puso al central Savic de lateral cuando tenía al carrilero colombiano Arias como sustituto natural del lesionado Juanfran, y luego quitó a Giménez y mantuvo a Savic, que tenía amarilla, con el riesgo de una expulsión anunciada... El problema es de fondo, de saber o no saber moldear el estilo aunque Griezmann dijo hace días: «Somos el Atlético, aquí no hay juego bonito». Pues si no se cambia, mal van a ir las cosas para Griezmann, el Cholo y el Atlético de Madrid. Y para los optimistas como yo con esta plantilla porque estamos quedando... retratados.
retratados.