Real Madrid
Josep Pedrerol

El Chiringuito de Pedrerol: Cristiano, no te canses... de ganar

Zidane sustituyó al luso a la hora de partido y le reservó para los cuatro choques que le quedan al Madrid para volver a hacer historia, aunque sin él falta un «9»

¡No te lesiones, Cristiano!

Es lo que parecía pedirle Zidane cuando le cambió en el minuto 64. No hay polémica, la sustitución estaba pactada. Se llevan a la perfección. Ambos saben que quedan cuatro partidos para seguir haciendo historia. Cuatro partidos para ganar la tercera Champions consecutiva. La cuarta en cinco años. La Decimotercera. Y si significa sacrificar el derbi, se sacrifica. Aunque cueste endenderlo. Muchos madridistas piensan que con Cristiano en el campo se habría ganado al Atlético.

Lo remata todo

La posición de «9» parece hecha para él. A veces hasta da la impresión de haber jugado de delantero centro toda su carrera. Domina el remate como nadie. Marca con la derecha, con la izquierda, de cabeza, hasta con la rodilla como contra el PSG. De tacón, de espuela y, por supuesto, de chilena. Controlando el balón o rematando de primeras. Desde cerca y desde lejos. Libre de marca o ganándole la posición al defensor. No ha habido otro como él en el área. Y aún así le cuesta admitir ese papel. No le gusta esa expresión de «rematador». Es feliz con libertad por el campo, entrando por izquierda y por derecha, moviéndose por el centro, bajando al medio a ayudar, participando. Pero es verdad que Zidane le ha hecho el sitio perfecto.

Otro golazo Marca en todos los partidos. Y, lo más importante, lo hace en los más difíciles. En los decisivos. Donde otros no aparecen, él dicta sentencia. Tras esa chilena que ha dado la vuelta al mundo, que ha abierto todos los informativos, que ha acaparado todas las portadas y que ha tapado tantas bocas, ayer volvió a marcar un auténtico golazo al rematar de volea un centro muy pasado de Bale, que le cayó con muchísima altura. Un balón realmente complicado de enganchar. Y él lo hizo a la perfección, batiendo a un Oblak estelar. Fue el único capaz de vencer la resistencia del porterazo esloveno.

Karim no marca

Tras el cambio, viendo a Cristiano en el banquillo y a Benzema en el campo, quien más quien menos sabía que ya iba a ser casi imposible meterle otro gol al Atleti de Oblak y del Cholo. Al francés le sigue costando un mundo marcar. Le cuesta hasta tirar. Parece que tiene miedo a la portería. Le falta instinto matador en el área, parece que sólo piensa en combinar y asociarse. A mí me sigue poniendo nervioso, pero hay que reconocer que aún tiene defensores. Sin ir más lejos, el propio Cristiano, que quiere jugar con él. O Zidane, que nunca le discute. Y no es porque sea francés: realmente le gusta Benzema.

Cuatro partidos

Es una realidad: está de vuelta. Más efectivo, más compañero, más solidario y letal como siempre en el área. Cómo se nota su presencia... y su ausencia en el campo. «Eres el número 1, has marcado una como las de Pelé», le dijo Ramos al oído tras la chilena de Turín. Está haciendo época y le quedan sólo cuatro partidos para agrandar su leyenda. Así que no te lesiones, Cristiano. Y no te canses. No te canses de ganar.