Selección Española
J. Damián González

Luis Enrique sí valora a Saúl

Tras su exhibición en Wembley, sigue costando digerir cómo demonios este enorme Saúl Ñíguez no jugó ¡un solo minuto! en el Mundial de Rusia de infausto recuerdo. Misterios de esos a veces incomprensibles ataques de entrenador que algunos tienen de vez en cuando. Ese fue uno de los fallos garrafales de Hierro cuando tuvo que hacerse cargo del equipo a dos días del inicio del campeonato... tras la purga de Rubiales a Lopetegui. Luis Enrique sí valora la gran capacidad del rojiblanco, posiblemente el centrocampista más completo del fútbol español.

Centrocampista total. Situado a la izquierda del triángulo formado por Thiago y Busquets, Saúl volvió a mostrar su repertorio. Tuvo corte en la media, ayudó a la salida del balón, se proyectó en ataque exhibiendo su llegada con otro gol tras gran jugada de Rodrigo, y presionó arriba cuando los ingleses arrancaban su circulación del juego. De verdad, que es para tirarse de los pelos que acudiese a Rusia solo de turista. Una pena... felizmente corregida por el nuevo seleccionador en su debut.

Rodrigo y Carvajal. Además de Saúl, otros dos jugadores estuvieron por encima del resto, Rodrigo y Carvajal. El delantero es un cohete, está con fe, con ganas y sabe explotar su velocidad y sus desmarques de ruptura a la espalda de los rivales. Una mezcla de virtudes muy del gusto de Luis Enrique contra este «tiki-taka» que nos dio hace años gloria, pero tan pesado cuando se convirtió en horizontal y pelota al pie. Y volvió a mostrar buena imagen Carvajal, que se entendió bien con Rodrigo cuando éste se iba hacia dentro formando ambos lo que los técnicos dan en llamar una excelente «banda ciega» para la proyección del carrilero con metros por delante. Tres fijos.