Ciclismo
Domingo García

Murias, un proyecto de futuro

El equipo vasco anuncia su continuidad y pide ayuda a las autoridades vascas para fortalecer el proyecto

“Han pasado cuatro años desde que comenzamos y dentro de cuatro más ojalá estemos hablando de una victoria en el Tour de Francia”, dice Jon Odriozola. El Euskadi Murias continuará la próxima temporada siendo un equipo Continental Profesional, la misma categoría en la que ahora se encuentra, pero su proyecto no se queda ahí, quiere seguir creciendo como anunció en una conferencia de prensa en la que además de Odriozola, mánager del equipo, participaron Javier Lasagabaster, miembro de la comisión directiva, y Francis Lafargue, responsable de relaciones internacionales del equipo.

La victoria de Óscar Rodríguez en La Camperona ha servido para confirmar que el equipo está dando los pasos correctos dentro de su crecimiento. “Todo lo que hace el grupo Murias lo hace con el criterio de la sostenibilidad en el tiempo. El equipo se crea con el ánimo de aportar algo ilusionante a la sociedad española, no sólo a la vasca y aportar algo al deporte. Desde el día 1 hemos trabajado con el objetivo de la sostenibilidad y la durabilidad No hemos creado esto para ser gloria de un día. Tenemos claro que el camino que hemos seguido, el de la modestia, es el adecuado”, explica Lasagabaster. Así han conseguido convertirse en una referencia en esta Vuelta. No sólo por la victoria de etapa, también por el reconocimiento recibido desde su comienzo. “Ahora hemos conseguido lo que quiere este proyecto, llegar al coradzón de la gente, emocionarse, que todos se sientan de este equipo. No sólo los vascos, sino toda la gente que acoge a este equipo como un referente y eso es una satisfacción tremenda”, explica. Gente que los ha animado desde la salida en Málaga como el equipo de todos.

El proyecto de Murias nace en el País Vasco pero tiene vocación española y universal. “Formalmente hemos solicitado al gobierno vasco ser partícipes del proyeco 20-20, que pretende la internacionalización de la marca Euskadi. En lo que podemos medir hablamos de un retorno publicitario de en torno a 40 o 50 millones de euros”, explica Lasagabaster. “Somos uno de los vehículos más capaces de llevar a cabo esa internacionalización. Hemos corrido en 14 países y esperamos correr en muchos más países donde las autoridades vascas tienen muchos intereses”, añade. “El equipo está consolidado. El futuro se anuncia aún mejor. El objetivo de todos es volver al Tour con el equipo. No es un sueño, es un objetivo. Hay posibilidades de volver”, anuncia Lafargue. “Tenemos negociaciones abiertas con empresas grandes que nos pueden ayudar a dar un salto más en la temporada que viene. Podemos aportar a esas empresas una capacidad de comunicar en países de alto interés para ellos el modelo de la empresa vasca y el tejido empresarial vasco. Estamos convencidos de que esas conversaciones van a tener frutos. Tenemos que dar las gracias al equipo y a Óscar porque el estallido mediático del viernes -cuando ganó en La Camperona- no ha dejado frío a nadie, aunque las negociaciones ya iban por buen camino”, anuncia Javier Lasagabaster. “Nuestro equipo está abierto a todas las empresas de Euskadi que quieran trabajar con nosotros. Nos interesa que los que vengan sean más inteligentes y más capaces que nosotros”, dice.

Murias busca financiación para ser un equipo consolidado en la élite en un plazo razonable, pero también mira hacia abajo con la intención de coordinar la cantera del ciclismo vasco para hacerla sostenible y que no se pierda. “Llevamos trabajando mucho tiempo en intentar reestructurar el ciclismo vasco desde la cantera. No nos gusta un proyecto basado en la coyuntura de un patrocinador. Propusimos a las autoridades vascas estructurar una pirámide para que todas las escuelas de ciclismo estén “pseudoconvenidas” con nosotros. Es la única manera de que se un equipo de cantera y ahora lo que vamos a hacer es empezar a trabajar con esas escuelas de ciclismo”, explica Lasagabaster.

Todo para que el ciclismo vasco vuelva a tener su lugar entre los mejores. “Los sueños se cumplen. Nunca me he emocionado tanto como cuando Óscar [Rodríguez] consiguió un triunfo tan bonito y tan histórico y quiero agradecerles a los ciclistas todo lo que han hecho. No hemos perdido el tiempo en tonterías, hemos sido humildes, hemos trabajado juntos y hemos conseguido lo que ni siquiera nosotros pensábamos que podíamos hacer. Estos ciclistas pensaban que podían ganar desde el primer día. Es un proyecto de futuro y de cantera y Óscar nos ha dado la razón. Vamos a hablar de Euskadi Murias como hablábamos de Euskaltel en otros tiempos. Lo que he visto en los Lagos ha sido muy emocionante”, afirma Odriozola con la emoción de que el ciclismo vasco vuelva a brillar.