Fútbol
José Aguado

Maradona: «Hice cosas que no hay que hacer»

El astro argentino hace de su primer entrenamiento a Los Dorados en Sinaola un espectáculo. Habló emocionado de su adiós a las drogas

Se movía al ritmo de las palmas de los aficionados, corría, daba instrucciones con los jugadores y a veces intentaba jugar con la pelota. Maradona comenzó ayer su trabajo como entrenador de Los Dorados de Sinaola y ya por la expectación conseguido puede que haya merecido la pena. No está físicamente ni para dar un par de toques al balón, pero el astro argentino aún sigue despertando el entusiamos allí donde va: ·Venimos a trabajar, no de vacaciones, Si la gente está con nosotros, más lo que yo puedo inyectar a los jugadores anímicamente, va a ser bravos ganarnos”, dijo después ante los medios, con ese tono de voz monocorde, sin vocalizar y que casi no se entiende.

Choca ver a Maradona en Sinaola, pero él comenzó su presentación hablando de sus problemas con las drogas: “Cuando dejé la enfermedad, las drogas, hace 15 años, dijeron que ya no iba a hacer nada más con mi vida. Cuando yo tomaba era un paso hacia atrás. ¿Qué pasó? Se cortó esto gracias a mis hijas”, confesó emocionado. Pese a que su carrera de entrenador no ha sido especialmente exitosa y que parece muy alejado del fútbol, Maradona asegura que ha tenido ofertas de diferentes lugares, poco comunes, la verdad. Como Sinola. Los caminos que hacen que nos decidamos son extraños, pero los de Maradona son aún más extraños todavía: “Porque yo tengo un amigo llamado Mohamed que me habló bien de Dorados y tenía ya casi firmado con los bielorrusos, entonces lo dejamos para más adelante, porque yo pienso quedarme mucho tiempo acá, entonces vamos a decirles a todos los muchachos que yo hice cosas que no hay que hacer”. Su amigo Mohamed es el actual entrenador del Celta. “Le di algunos consejos de cómo se maneja el fútbol mexicano. Obviamente le di buenas referencias. Yo amo México y por supuesto su fútbol. Me pone muy feliz que Diego esté contento. Él sabe que lo quiero, que yo lo amo, se lo dije en la charla telefónica que tuvimos”, aseguraba en Olé el entrenador celtista. Se ha ido a Sinaola, pero podía haber ido a Bielorrusia o a Venezuela, la élite del fútbol. “Estuve hablando con Evo (Morales) y me ofreció la selección boliviana. Hablé con (Nicolás) Maduro y me ofreció la venezolana. Incluso tuve ofertas importantes en Argentina, como para quedarme mucho tiempo y morir ahí. Pero todavía me siento con ganas de patear césped. Lo de Dorados es importante en mi vida y para mi familia, porque estoy mucho más cerca”.