Automovilismo
Enrique Gozalo

La fortaleza de Alonso

El piloto asturiano explicó ayer que su idea era dejar la Fórmula 1 cuando estuviera en plenitud de condiciones y cree que todavía se siente competitivo. No se atreve a vaticinar si volverá en el futuro

Han pasado diez días desde que Fernando Alonso anunciara que no iba a correr en la Fórmula 1 en 2019. Era una decisión que el piloto asturiano venía sopesando desde principios de año, por lo que no causó una gran sorpresa en el mundo del motor. Bicampeón del mundo, sus dos entorchados se antojan escasos para la calidad y la forma de pilotar del asturiano, que debería haber sumado más títulos a su palmarés como apuntan y sostienen sus compañeros de carreras y los grandes especialistas del circo de la Fórmula 1.

«Hace un par de meses decidí que era el momento adecuado. Estoy conduciendo a un buen nivel y quiero decir adiós a este deporte cuando me siento fuerte y no cuando me sienta poco competitivo y no tenga a dónde ir. Prefiero tomar yo la decisión, y encontrar nuevos retos que quizás la Fórmula Uno no me pueda ofrecer en estos momentos», explicó Fernando en la conferencia de prensa previa al GP de Bélgica de este fin de semana en Spa-Francorchamps.

Alonso detalló que empezó a pensar en su retirada de la Fórmula Uno en la temporada pasada, pero decidió «quedarse un año más» con el cambio de fabricante de motor del equipo McLaren de la marca japonesa Honda a la francesa Renault, cuyas unidades de potencia ha utilizado este curso. «Pensé que merecía la pena quedarse un año más, me gusta conducir estos coches con ruedas grandes y alta carga aerodinámica, y pensé que este año podría ser divertido», añadió el asturiano.

Reconoció que su prioridad ahora es el Mundial de Resistencia, en el que ha ganado las 24 Horas de Le Mans y las Seis Horas de Spa. En Silverston, el domingo pasado, hubo triunfo que le fue retirado por incumplir la normativa del monoplaza. En eso está centrado el asturiano, que no cierra su regreso a la Fórmula 1. «Por ahora pienso que es un adiós, pero la vida cambia muy rápidamente y me ha enseñado en el pasado que puede cambiar en un par de meses o en un año. Como dije en el comunicado de prensa cuando anuncié mi retirada, tengo la puerta abierta porque no tengo una bola de cristal para saber cómo será el futuro», matizó.

Su sustituto será Carlos Sainz, que siempre se ha mirado en el espejo de Fernando. «No sé cómo será el coche o qué rendimiento tendrá, de lo que estoy seguro es de que el equipo es increíble. McLaren es la segunda mejor escudería de este deporte, y eso es algo que sentirá inmediatamente cuando vaya a la fábrica», apuntó el asturiano.

Asegura que sólo dos equipos (Mercedes y Ferrari) pueden ganar y que la F-1 no es la misma que cuando él debutó con Minardi en 2001: «Obviamente es parte de mi decisión, si estás en uno de esos equipos aunque no disfrutes sigues adelante». La realidad es que Fernando en McLaren disfrutaba poco.