Tenis
Mariano Ruiz Díez

Carlos Moyá: «Lo mejor de Rafa es que ha evolucionado»

Moyá analiza cómo ha llegado Nadal a París en busca del undécimo título en Roland Garros. Uno de sus entrenadores mezcla optimismo y cautela.

Cinco días después de aterrizar en París llegó el estreno para Rafa. Y fue, cuando menos, extraño. Apareció en el último turno de la Philippe Chatrier y la lluvia impidió que esté ya en segunda ronda. Bolelli jugó su mejor tenis en años y plantó cara (6-4, 6-3 y 0-3 en una hora y 44 minutos) como si no fuera el 129 del mundo. Moyá, uno de sus entrenadores, relata cómo afronta Roland Garros en busca del undécimo título. Hoy se reanudará el partido a eso de las 13:00.

Así llega

«Está en condiciones, pero somos cautos, vamos paso a paso. Somos de ir partido a partido en todos los torneos y aquí en Roland Garros también, aunque sea Rafa que ya lo haya ganado diez veces. Que nadie piense que estamos ya con la cabeza en el último partido. El recibimiento un año más ha sido increíble. Ahora lo que toca es aislarnos un poco de todo lo que rodea al torneo y de lo que piensa la gente porque en el ambiente está lo de los once títulos y la posibilidad del undécimo, pero lo tratamos de llevar con normalidad y siendo conscientes de las dificultades que habrá si queremos ganar. Y sobre lo que ha dicho Courier de que no ve rivales para Rafa en París pues ojalá que se pueda confirmar dentro de dos semanas. Entiendo el favoritismo, pero aquí un mal día te manda a casa. Nuestro objetivo es llegar con todo lo que podamos tener controlado al cien por cien. Entendemos que la gente piense que nadie puede con Rafa en París».

La gira en tierra

«Hay cosas muy positivas en el nivel que ha mostrado en las dos primeras semanas, en Montecarlo y en Barcelona, y bueno también en la semana de la Davis. Además, luego ha sabido sobreponerse a situaciones comprometidas como fue la derrota en Madrid ante Thiem; fue capaz de remontar en Roma el partido ante Fognini; resolvió el ''tie-break” que tuvo también en Roma con Djokovic y dio la vuelta a la final cuando Zverev iba con “break” arriba en el tercero... Llegamos al Foro Itálico sabiendo que se podía recuperar de lo vivido en Madrid y así fue. Ha habido desafíos y los ha resuelto bien, pero todo es mejorable siempre».

Los rivales

«Djokovic es uno de los grandes de la historia y ha sido un jugador capaz de ganar al mejor Rafa en tierra batida así que mucho cuidado con él. Thiem le ha ganado tres veces en tierra en los últimos tres años. Nadie se adapta como él a la superficie y es uno de los últimos grandes especialistas sobre tierra. Si está en condiciones, al cien por cien, y le sale un buen día es capaz de ganar a Rafa. Y Zverev es un jugador que todavía está creciendo y que es capaz de jugar muy bien en todos los lados. Es un todoterreno con unos tiros impresionantes que en un buen día también puede ganar a Rafa. ¿Y que si nos viene bien el sorteo del cuadro? Pues mejor así. Hasta ahora siempre había caído Thiem en cuartos y Djokovic también en varios sitios. Yo prefiero como ha salido en París, pero esto no es nada definitivo».

El factor mental

«A mí me gusta contar con que los rivales tengan asumido que lo más normal es que con Rafa pierdan. Cuando ven las cosas muy difíciles es gracias a la humildad de Rafa, que siempre, siempre sale a tope porque sabe lo complicado que es conseguir victorias. El rival cuando ve a Rafa ve al mejor jugador de la historia sobre tierra, ve alguien que está en racha, que está sano, que está jugando bien, que está ganando títulos. Todo eso pesa mucho en la pista. Hay partidos en los que si Rafa entra a buen nivel, imprime tal ritmo que el rival baja los brazos. Pero si eso baja un poco, como sucedió por ejemplo en 2015, los rivales ven que ya no es el Nadal imbatible. Se trata de intentar mantener eso y él este año lo está consiguiendo».

La reinvención

«Lo que intento es que Rafa sea más agresivo de lo que venía siendo. Y que sea consciente de que el físico de ahora no es el mismo que cuando tenía 20 años y eso él lo sabe, se da cuenta y se trata de recordárselo. Él, siendo número uno del mundo ahora y siéndolo hace diez u ocho años, ha sido capaz de entenderlo y de evolucionar».

El amigo y el técnico

«Entrenar a Rafa está siendo el mayor reto de mi vida y lo estoy disfrutando intensamente. Soy consciente de que estoy con uno de los más grandes de la historia, pero que además de eso es un amigo que conocí cuando tenía 11 años. Le he visto evolucionar y he vivido muchas cosas con él tanto dentro como, sobre todo, fuera de la pista. Es un orgullo estar en el equipo. Ahora entiendo más a Rafa como jugador y como persona. Y sí, seguimos echando partidas de parchís».