Distribución
La Razón

Boyacá (distribuidor de prensa y revistas) informa

Conflicto Transportistas Madrid

Antecedentes:

Los transportistas autónomos que realizan el reparto de prensa y revistas en la Comunidad de Madrid contratados a través de la empresa distribuidora DIMA del Grupo Boyacá, conforman un grupo de aproximadamente 240 transportistas autónomos con contratos mercantiles de prestación de servicios.

Los contratos contemplan un servicio de reparto de prensa de 15 días al mes, con una duración máxima de 4 horas por servicio y entrega en aproximadamente 20 puntos. Su retribución aproximada es de 4.300 euros mensuales por dichos 15 días de servicio en rutas de Madrid Capital. Los transportistas cotizan en régimen de autónomos y tributan en régimen de módulos.

Los contratos vigentes en la actualidad fueron firmados en agosto de 2011, renegociados en 2014, y tienen vencimiento todos el 30 de agosto de 2018 y han sido denunciados por la empresa con 6 meses de antelación. Los contratos contemplan indemnizaciones de 90.000 euros por resolución anticipada de los mismos, sin indemnización si los contratos llegan a término.

Las condiciones económicas de los contratos son privilegiadas y fuera de mercado ya que vienen de la concatenación de sucesivos contratos desde hace más de 30 años en algunos casos y de la acumulación de prebendas y derechos que al día de la fecha no son acordes al manifiesto declive del sector de la prensa y revistas en “Papel” que lleva más de 10 años con caídas de ventas continuadas.

El grupo Boyacá, adquirente de DIMA en 2013 junto con las principales empresas distribuidoras de prensa y revistas en todo el ámbito nacional, ha realizado númerosos planes de reestructuración y más de 450 despidos en los últimos 5 años, ha pre-concursado al amparo de Ley Concursal diversas compañías en situación de crisis -Dima en 2 ocasiones en 2014 y 2016- y todo ello con el objetivo de hacer viable el negocio de distribución de prensa y revistas y hacer sostenible el “canal” que da servicio aun a más de 20.000 puntos de venta en toda España (kioscos, tiendas, gasolineras,...) a los que acude diariamente. Boyacá tiene como cliente de una u otra manera a todos los editores de prensa nacionales y regionales así como a numerosos editores de revistas y, en definitiva, facilita el derecho a la libre información a miles de Españoles a diario.

Con el afán de dar sostenibilidad al negocio en Papel, no puede permitirse que, poniendo en peligro los más de 1300 puestos de trabajo directos en Boyacá e indirectos en puntos de venta y editores, los mencionados transportistas de la Comunidad de Madrid, ante el inminente vencimiento de sus contratos el mes próximo, pretendan negociar con amenazas, coacciones y métodos violentos para mantener sus privilegios y prebendas.

---------------------------------------

Hechos acontecidos el 20 y 21 de julio

En el día de ayer los transportistas autónomos contratados para prestar el servicio de reparto de prensa y revistas en toda la Comunidad de Madrid (los Transportistas) dejaron de prestar el servicio de reparto, reteniendo la mercancía que se les había entregado, e impidiendo de manera violenta, y con amenazas y coacciones, que con otros medios se realizase dicho reparto.

Que, tras negarse a repartir, tomaron por la fuerza las instalaciones de la empresa impidiendo el funcionamiento ordinario de la misma, reteniendo primero y destrozando después toda la prensa y revistas que habían sido puestas a su disposición para el reparto. La empresa quedó durante toda la jornada rodeada por más de 140 furgonetas y tomada por más de 200 transportistas y algunos familiares de estos.

Que el motivo aducido es la expiración de su contrato de prestación de servicios a finales de agosto y la exigencia de un nuevo contrato en condiciones privilegiadas.

Que la empresa ante esta actuación denunció los hechos acontecidos ante el Juzgado de Guardia solicitando el amparo de la autoridad para poder llevar a cabo su actividad y el desalojo de las instalaciones de la empresa.

En la tarde de ayer el Juzgado dictó Auto ordenando el desalojo de las instalaciones. Que tras negarse inicialmente al desalojo pese a la intermediación policial hubieron de acudir los Antidisturbios siendo finalmente desalojadas las instalaciones a las 10 de la noche. Que se produjeron amenazas y coacciones manifestando los transportistas que impedirían el reparto de prensa y revistas al día siguiente por todos los medios.

Que iniciado el reparto con medios alternativos por parte de la empresa en la madrugada del sábado 21 de julio, se han producido persecuciones a los vehículos alternativos utilizados para el reparto, se han producido amenazas, agresiones, bloqueos, golpes con vehículos para impedir el reparto alternativo de la prensa y revistas en Madrid en el día de hoy. Asimismo, se han producido coacciones, amenazas, agresiones, y la utilización de medios violentos por parte de los transportistas.

Asimismo, cuando los medios alternativos han llegado a su destino a los puntos de venta (kioscos) los transportistas han amenazado a diversos “kiosqueros” y han hecho uso de la fuerza para robar la prensa y revistas y destruirla delante del propio kiosco. Asimismo, se han producido amenazas para que no se realice la venta por parte de los kiosqueros.

A la hora de redactar este escrito se han producido denuncias y detenciones de algunos transportistas por agresiones y hechos violentos y los transportistas siguen bloqueado el reparto de prensa en Madrid.

Ante los hechos acontecidos la empresa va a solicitar el auxilio judicial y policial para poder realizar el servicio en el día de mañana con escolta policial.

Los medios violentos, fuera de la ley, de todo punto inadmisibles en un estado de derecho, utilizados por los transportistas a modo de clatro chantaje para la firma de un nuevo contrato que satisfaga sus inalcanzables pretensiones económicas y mantenga su situación de privilegio, son en todo punto inaceptables para la empresa que con esta situación pone en peligro su viabilidad y los puestos de trabajo de más de 1300 trabajadores.

APF

21 de julio de 2018