Hacienda
Jesús Rivasés

Catalanes y baleares, los más incumplidores con Hacienda

Su grado de cumplimiento fiscal en el IRPF está al menos 4,6 puntos por debajo de la media nacional.

Los extremeños y los asturianos son los españoles más cumplidores con Hacienda a la hora de tributar por el IRPF. Por el contrario, baleares y catalanes son los menos escrupulosos con el fisco. Los asturianos, además, destacan como buenos pagadores de este impuesto desde 2003 y los baleares están a la cola también desde ese mismo año.

Los profesores de la Universidad de Zaragoza Julio López Laborda (también miembro de Fedea), Jaime Vallés Giménez y Anabel Zárate Marco, en un estudio recién publicado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), analizan el cumplimiento fiscal en España en el IRPF por autonomías en el periodo 2003-2014, que es el último año del que están disponibles todos los datos. Es una de las primeras aproximaciones en España al estudio del diferente comportamiento de los ciudadanos ante Hacienda según su comunidad de residencia, en el que los investigadores también intentan desbrozar los factores que explican esas diferencias. El estudio no incluye ni al País Vasco ni a Navarra, ya que los datos manejados proceden de las Muestras de Declarantes y No Declarantes que publica el Instituto de Estudios Fiscales, con información de las quince comunidades de Régimen Común.

La primera conclusión a la que llegan López Laborda, Vallés y Zárate es que «la evolución del cumplimiento fiscal es similar en todas las autonomías: crece entre 2003 y 2006 y 2009-2010 –especialmente desde 2006–, decrece en 2011 y 2012, y vuelve a aumentar en 2013 y 2014». No obstante, hay diferencias importantes, porque «el cumplimiento se eleva entre 2003 y 2014 en todas las comunidades, salvo en Cataluña, en donde se reduce en 0,6 puntos porcentuales». La menor subida en el aumento del cumplimiento corresponde a Madrid, con 1,8 puntos porcentuales, mientras que el gran salto adelante lo da Extremadura, con un crecimiento de 12,8 puntos porcentuales. En todo el periodo analizado –y nada apunta que haya cambiado en los tres últimos ejercicios– destacan dos comunidades, Baleares y Canarias –a las que se une Cataluña desde 2009– con unos grados de cumplimiento fiscal «claramente inferiores a las restantes». En el extremo contrario, Asturias siempre ha encabezado el ránking de los más cumplidores con el fisco.

Los autores del estudio consideran que no existe «una dispersión elevada en los grados de cumplimiento entre comunidades». Sin embargo (ver los cuadros y gráfico), en 2003 existían 15,45 puntos porcentuales entre los asturianos –con un cumplimiento del 76,87%– y los baleares, que se quedaban en un 61,42%. La diferencia bajó algo a lo largo del periodo, aunque tampoco demasiado, porque sólo se redujo hasta 13,18 puntos porcentuales entre los extremeños –cumplimiento del 81,22%– y los baleares –68,04%–. Lo que sí mejoró fue la media nacional, que pasó del 69,25% en 2003 al 76,16% en 2014. El informe desglosa también el cumplimiento, en función de las rentas percibidas, ya sean del trabajo u otras rentas –capital mobiliario e inmobiliario y actividades económicas–. Las conclusiones evidencian que el cumplimiento es muy elevado y estable –alrededor del 90%– en el caso de las rentas del trabajo, «en las que sólo se detecta una pequeña disminución entre 2007 y 2009, que luego se recupera». Sin embargo, el cumplimiento fiscal en el resto de rentas «es reducido en todo el periodo», ya que «aumenta desde el 29,9% en 2003 hasta el 45,36% en 2009, para caer hasta el 35% en 2014». López Laborda destacan que «no existe evidencia empírica con la que comparar los resultados que hemos obtenido por comunidades». No obstante, aluden a las cifras publicadas en 1988 por la Comisión del Fraude Fiscal, para los años 1979-1986 y, aunque la metodología no es «enteramente coincidente», concluyen que el cumplimiento fiscal mejoró en 17 puntos en el periodo 1986-2003, al pasar de una media de cumplimiento del 55,1% en 1986 al 69,25% en 2003, y aumentar otros siete puntos hasta el 76,16% de 2014. En todos los casos, como constatan los investigadores, los grandes avances en cumplimiento fiscal proceden de las rentas «previamente más controladas», como son las rentas del trabajo, que cumplen con Hacienda hasta en un 90,1%, e incluso destacan que hay investigaciones que estiman que el cumplimiento fiscal de las rentas del trabajo es prácticamente total.

Más compromiso de los ciudadanos alineados con el partido que gobierna

Los autores intentan encontrar explicaciones para las diferencias de comportamientos fiscal en distintos territorios. Barajan una serie de variables, aunque admiten que no son concluyentes. No obstante, apuntan a «la mayor moral fiscal de los ciudadanos que más satisfechos están con los servicios o que más se benefician de la relación de intercambio impuestos-gastos del Estado». Sugieren que cuantos más ciudadanos están alineados con el partido en el gobierno regional, mayor será su cumplimiento fiscal; «y que éste es mayor cuando predomina la ideología de izquierdas».

Añaden, con cautela, que los aumentos de cesiones fiscales a las Comunidades Autónomas suben el grado de cumplimiento fiscal, aunque cuando una Comunidad ejerce sus competencias y sube impuestos, se reduce el cumplimiento. Por último también incluyen el llamado componente espacial para explicar el cumplimiento fiscal. Es decir, un mayor o menor cumplimiento con el fisco se explicaría en función del comportamiento fiscal de sus vecinos geográficos o la forma en que son tratados por el sector público. Un análisis tan interesante como polémico.