Ibex 35
Roberto L. Vargas

El Ibex toca mínimos del año

Las turbulencias en Latinoamérica y Turquía golpean a los grandes valores como Telefónica, Santander o BBVA y arrastran al selectivo a su cuarta caída consecutiva. En el acumulado de agosto retrocede un 4,8%.

El verano es tiempo de sol y playa y de volatilidad en los mercados por cuestiones de poco calado. Este año, sin embargo, el Ibex 35 se ha llevado un revolcón pero no por causas menores. La inestabilidad que viven mercados vitales para algunas compañías españolas como Latinoamérica o Turquía ha pasado factura el selectivo. Ayer, sumó su cuarta caída consecutiva y, tras dejarse un 0,72%, cerró en los 9.399 puntos previa caída hasta mínimos anuales. A mediodía, el Ibex tocó los 9.375 puntos, por debajo de los 9.381 que marcó el 26 de marzo. En agosto, ha acumulado un retroceso del 4,8%, con lo que ha dilapidado las ganancias que acumuló en junio y julio.

Los grandes, tocados

La inestabilidad en Latinoamérica llevó a los títulos de uno de los valores del Ibex más expuestos a la región, Telefónica, a perder un 1,69% y la cota de los 7 euros por acción, algo que no ocurría desde hace 16 años. BBVA, otro de los grandes afectados por las turbulencias en otro de los países emergentes, Turquía, cerró la sesión con pérdidas del 0,2% y con su cotización en niveles de octubre de 2016. Excepto Santander, que subió un 0,14%, el resto de los grandes valores cerraron a la baja. Iberdrola se dejó un 0,83%; Repsol un 0,63% e Inditex un 0,34%.

Aunque la compañía que pagó realmente los platos rotos de los emergentes fue Dia. Después de un arranque de semana muy positivo por el relevo de su consejero delegado, la compañía tomó más impulso ante los rumores de que su principal accionista, Mikhail Fridman, se estaría planteando lanzar una opa para excluirla de la bolsa. Sin embargo, su buen hacer semanal se vio truncado por la situación en Argentina, uno de sus grandes mercados. El jueves, el país suramericano anunció que ha solicitado ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) para aguantar el tirón hasta diciembre. Además, el Banco Central argentino elevó los tipos un 60% en un intento de frenar el desplome del peso y embridar la inflación.

El cóctel de malas noticias para los mercados lo completaron las amenazas del «sospechoso habitual» de los últimos meses, el presidente de Estados Unidos. En una entrevista concedida a «Bloomberg News», Donald Trump aseguró que sacará a su país de la Organización Mundial del Comercio (OMC) si no cambian algunas de las prácticas de la organización. También anunció una nueva ronda de aranceles para la economía china, acusó a la UE de mantener el euro artificialmente bajo y abrió la puerta a poner aranceles a la importación de vehículos europeos en Estados Unidos. El mensaje, que supone otra vuelta de tuerca a la política proteccionista impulsada por la Casa Blanca, resultó un bofetón para los mercados europeos, que registraron pérdidas generalizadas. Así, París retrocedió un 1,3%; Londres un 1,11%; Milán un 1,10% y Fráncfort un 1,04%. Como en España, agosto no ha sido un buen mes para los mercados europeos. Milán perdió el 8,76% por las consecuencias del posible incumplimiento del déficit en 2019 y del hundimiento del puente de Génova, que podría tener graves consecuencias para Atlantia, en tanto que Londres bajó el 4,08%; Fráncfort el 3,45% y París el 1,9%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se situaba en 113 puntos básicos, al tiempo que la rentabilidad exigida al bono a diez años en el mercado secundario llegaba al 1,407%.