Energía eléctrica
Diego Fernández

La luz es un 35% más cara que en 2017

La factura media se incrementa 16 euros con respecto al mismo periodo de la temporada anterior. Si los precios siguen su espiral alcista 2018 será el año más caro en dos décadas.

El precio medio del mercado eléctrico español ha alcanzado este mes de agosto los 64,3 euros por megavatio hora (MWh), lo que supone un encarecimiento del 35% en comparación al mismo mes de 2017, y un incremento del 11% en lo que va de año.

Según datos obtenidos del operador de mercado Omie, este precio es un 3,9% superior al registrado el pasado mes de julio. El precio marcado en agosto por el «pool» tocó así su máximo desde enero de 2017 (71,4 euros), un mes que estuvo marcado por los picos en el precio de la electricidad, después de una ola de frío en la segunda quincena del mes que llevó a alcanzar, uno tras otro, los registros más elevados desde diciembre de 2013, superando en algunos momentos la cota de los 100 euros por MWh.

El mes de agosto contribuyó al crecimiento de la espiral alcista en el precio de la electricidad que se viene registrando desde el inicio del estío. Este periodo se ha caracterizado por unos costes de los combustibles internacionales y de los derechos de emisión más elevados.

Además, el verano ha conllevado una caída en la producción de energía por métodos renovables. En el caso de la eólica, es inferior a la media del periodo, lo que ha derivado en un mayor uso de la generación térmica para cubrir la demanda, siendo su coste la principal referencia de precio del mercado.

Durante el mes de agosto se han registrado los diez precios diarios del «pool» más altos en lo que va de 2018, superando el pasado 29 de agosto los 70 euros por MWh. De continuar la tendencia al alza del «pool» en los próximos meses, tal y como apuntan los mercados de futuros, 2018 sería el segundo año, solo por detrás de 2008 (64,4 euros), con el precio medio del mercado eléctrico más caro desde 1998.

El precio mayorista de la electricidad tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final, mientras que alrededor del 40% corresponde a los peajes y cerca del 25% restante al IVA y al Impuesto de Electricidad. El mercado mayorista funciona de forma marginalista, de modo que las tecnologías entran por orden de coste y la última de ellas en participar, la más cara, marca el precio para el conjunto.

El Gobierno congeló para 2018, y por quinto año consecutivo, los peajes y cargos eléctricos con los que los consumidores sufragan los costes. Este incremento en el precio mayorista supondrá un aumento de casi el 3% con respecto al pasado mes de julio en el recibo de la electricidad del mes de agosto, esto supone la concatenación de su quinto mes al alza desde marzo.